Crónicas de un matrimonio común y corriente. Cap. 10:

(Después de que me habían puesto una de cuatro inyecciones para una infección de la garganta.)

 

Mónica: Me duele la nalga, mañana le voy a decir a la doctora que me inyecte la otra, para que por lo menos se empareje y no parezca que quedé mal operada.

Mitrani: (sigue guardando el mandado, porque después de un leve berrinche le tocó ir solo al tianguis mientras yo iba al doctor).

Mónica: Como que ya me está haciendo la medicina, siento que ya tengo los ojos más abiertos, ¿no?, o menos cerrados.

Mitrani: (sigue guardando el mandado)

Mónica: ¡Mitrani! ¿Ya traigo los ojos menos cerrados?

Mitrani: así los traes siempre.

Mónica: ¡dije menos cerrados!

Mitrani: tendrías que cambiar de raza para traerlos menos cerrados.

Mónica: chistosito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s