Ep. 9 del vlog “¿En qué se parecen el metro del DF…y un hormiguero?”

¿Alguna vez te has internado en el misterioso sistema del metro del DF? Yo sí, y si tratara de describírtelo diría que es igualito a un hormiguero. ¿Quieres saber por qué? Ve el video y conoce la perspectiva de @LA_MOCCATA.

Chequen la nota completa en ! Está divertidísima!

 

Acabando el episodio!

3 hrs de sueño para terminar el episodio del vlog de  para , 10 minutos para comer e irme a chambear

WIN_20160428_145544
La Moccata con mucha prisa!

¡Sneak peek del Ep. 9! “Metro Hormiguero”

SP
La Moccata en el metro del DF

Basado en mi perspectiva del metro del DF como un ernome hormiguero. ¡No te lo pierdas!

 

Reflexión de la semana, 2a vuelta. “Perderte para encontrarte”

A veces hace falta perderte un poco para encontrarte, y caer unos pisos abajo para llegar a la parte alta… y cuando lo haces regresas con más fuerza, con una valiosa lección y con todas las ganas de comerte al mundo. Así que ¡¿Quién tiene hambre?!
La Moccata (encontrando el camino después de caer al laberinto)
DSC_0430
La Moccata, por Alejandro Mitrani
 

Reflexión de la semana “Atención Consciente, el arte de estar presente”

El año pasado leí un libro con el que me sentí profundamente identificada, y no fue sólo porque la protagonista era un gata Himalaya (siempre me han dicho que mi cara y comportamiento son similares a los de un gato), sino por las conversaciones internas que esta minina tiene mientras vive como la mascota del Dalai Lama.

9786070724084_2
Portada del libro. Editorial Planeta.

Una de las reflexiones que tiene la Leona de las Nieves, o Rinpoche, como se llama la gata, es sobre la “atención consciente”.

A veces hacemos las cosas en automático, sin estar realmente presentes. Como cuando comes tu almuerzo con tanta prisa que ni siquiera lo saboreas; lees un párrafo pero al instante se te olvida; o las ocasiones en que estás en una conversación en la que no tienes ni idea de lo que está diciendo la otra persona (y hasta miedo te da cuando te pregunta algo), porque simplemente estás pensando en otra cosa o emitiendo un juicio sobre cada palabra que sale de su boca. En ocasiones pasa que “estamos” en tantas cosas a la vez, que difícilmente “estamos”.

woman-687560_640
CCO Public Domain, Pixabay

 

Rinpoche lo describe así Sigue leyendo

Crónicas de un matrimonio común y corriente. Cap. 14:

Sobre el apoyo incondicional y el trabajo en equipo

Mónica: amor, ahora que trabajo por las tardes ya no me queda tanto tiempo para cocinar

Mitrani: está bien

Mónica: ya no puedo tardarme 2 horas cocinando y tengo que hacerlo a prisas

Mitrani: ta bien

Mónica: … ¿cómo estaba la pasta de hoy? Le faltaba sal

Mitrani: sí, le faltaba

Mónica: ¿pero cómo estaba?

Mitrani: la salsa estaba rica

Mónica: ¿y la pasta?

Mitrani: la salsa estaba muyyyy rica

Mónica: ¡waaaaaaaa! (haciendo puchero) ¡mi comida ya no está rica! No me he podido lucir como antes (totalmente sentida, pero sin culpar a Mitrani)

Mitrani: no te preocupes, no cocines todos los días

Mónica: (haciendo el berrinche de su vida) ¡pero así no vas a tener comida para llevarte a la escuela, ni yo tendré qué comer al día siguiente!

Mitrani: no te estreses, yo también voy a empezar a cocinar si no te da tiempo

Mónica: sniff sniff

Se apapachan y siguen cenando.

¿Norteña? en el DF – Ep. 1 “El metro es un hormiguero”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El sistema de metro del DF es como un hormiguero. Hay distintas entradas, túneles y montículos, y cada hormiga defeña, capitalina, chilanga (ups, perdón, ahora mexiquense) que inicia su día con un buen golpe de realidad del metro reconoce que es verdad.

Todo individuo obrero pertenece a lo que los entomólogos llaman “casta temporal”, lo cual se determina según su función dentro de la colonia: padres de familia y maestros se encargan del cuidado de las crías; los Godínez del mantenimiento o excavación del hormiguero (según su rango); los policías soldado en teoría defienden a la colonia; y la casta recolectora, que se encarga de la procuración y suministro de insumos alimenticios.

Obrera, @ariel castillo, Flickr
Obrera, @ariel castillo, Flickr

Cada hormiga identifica de dónde viene, a dónde va y cuál es el camino que debe de seguir, y camina, junto con el resto de la colonia, en hileras rectas y continuas que difícilmente te permiten desviarte de la trayectoria previamente fijada. Por supuesto, no todo está perfectamente sistematizado, pues algunas hormigas sufren una pequeña crisis de identidad y viven como caracoles, por lo que su lento paso entorpece la dinámica de la colonia. En su contraparte existen las que viven como libélulas y sólo ocasionan caos con su extrema velocidad. Sigue leyendo