¿Norteña? en el DF – Ep. 1 “El metro es un hormiguero”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El sistema de metro del DF es como un hormiguero. Hay distintas entradas, túneles y montículos, y cada hormiga defeña, capitalina, chilanga (ups, perdón, ahora mexiquense) que inicia su día con un buen golpe de realidad del metro reconoce que es verdad.

Todo individuo obrero pertenece a lo que los entomólogos llaman “casta temporal”, lo cual se determina según su función dentro de la colonia: padres de familia y maestros se encargan del cuidado de las crías; los Godínez del mantenimiento o excavación del hormiguero (según su rango); los policías soldado en teoría defienden a la colonia; y la casta recolectora, que se encarga de la procuración y suministro de insumos alimenticios.

Obrera, @ariel castillo, Flickr
Obrera, @ariel castillo, Flickr

Cada hormiga identifica de dónde viene, a dónde va y cuál es el camino que debe de seguir, y camina, junto con el resto de la colonia, en hileras rectas y continuas que difícilmente te permiten desviarte de la trayectoria previamente fijada. Por supuesto, no todo está perfectamente sistematizado, pues algunas hormigas sufren una pequeña crisis de identidad y viven como caracoles, por lo que su lento paso entorpece la dinámica de la colonia. En su contraparte existen las que viven como libélulas y sólo ocasionan caos con su extrema velocidad.

En este hormiguero la casta recolectora suministra de alimento durante el día a lo largo de los múltiples túneles y entradas.

Mereeeeengueeees!!!, @Carolina Lopez, Flickr
Dar un paso, @sari_dennise, Flickr

Buscando la protección de las hormigas reinas y crías se crearon cámaras (vagones) especiales, de esa manera se evita que sean acosadas o aplastadas por otros miembros machos. Aunque apenas ven oportunidad los machos olvidan su misión y provocan agresiones.

En numerosas ocasiones, integrantes de otras colonias invaden territorio ajeno o sobrepoblado. Entonces y como la marabunta, algunas hormigas son sacrificadas para que otras puedan continuar su camino. En estos casos es cuando entran a cuadro las hormigas soldado, cuya labor debería ser proteger a la colonia, pero a veces se confunden con otras castas y no hacen más que procurar comida y conversar entre ellas.

Frente Contra la Imposición,@Antonio MaloVerde, FLickr
Frente Contra la Imposición,@Antonio MaloVerde, Flickr

Para las hormigas foráneas entrar repentinamente a este hormiguero extraño puede resultar en la aventura de su vida o en un caos existencial. Y es así como pueden cometer equivocaciones, tales como entorpecer a la colonia con su paso escéptico y pausado, salirse del camino y perderse, o ser víctima de otras hormigas egoístas. Pero que no cunda el pánico, el secreto está en aprender del comportamiento ajeno e imitarlo. Quién quita y con el tiempo puede pasar por una hormiga obrera defeña… y logre pasar desapercibido.

¡Caray, ojalá que un futuro el metro del DF funcione de manera tan organizada como un hormiguero!

– Y después de esta larga descripción, haré una confesión… ¡le tengo fobia a las hormigas! (los insectos) He dicho –

La Moccata

Metro Zócalo, México, @Manuel Chávez R, Flickr
Metro Zócalo, México, @Manuel Chávez R, Flickr
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s