Refl: ¡Permiso para el placer!

FraseLM_44

Cada 10 de mayo solemos reconocer a nuestras mamás, felicitarlas, regalarles algo, llevarlas a pasear o recordarlas, si ya no están con nosotros. Es un día en el que agradecemos su existencia, y la nuestra también, a través del primer regalo que nos dieron.

En estos días, y a raíz de lo que he presenciado en mí misma, en mi trabajo con mujeres y en los proyectos de los que formo parte, me pongo a pensar ¿qué tanto reconocemos a la madre de nuestro interior y desde dónde lo hacemos? ¿Lo hacemos desde la madre que cuida y nutre, desde la madre que protege demasiado y se sacrifica por los demás, o incluso, desde la madre que controla o somete?

Si hay una constante que he observado en las mujeres modernas es que no nos damos permiso ni tiempo de cuidarnos a nosotras mismas, de nutrirnos, de apapacharnos, de descansar, de disfrutar, ¡de SER! Nos la pasamos “haciendo algo” todo el tiempo. Siempre hay algún pendiente que urge. Siempre hay una emergencia o una actividad en la agenda. No es extraño, entonces, que vivamos cansadas o desmotivadas, que nuestras relaciones se estén apagando, que no haya tiempo (ni ganas) para el amor, que nos falte la chispa creativa, que nos haga falta ese cachito de pasión para gozar el trabajo, la familia, ¡la vida diaria!

Ponte a pensar, ¿cuándo fue la última vez que hiciste algo por ti, que te diste un regalo, un tiempo de calidad para ti y solamente para ti? No porque estaba en la lista de cosas por hacer, sino porque tú también necesitas ser tu prioridad de vez en cuando.

Mi invitación para ti es que TE DES PERMISO PARA EL PLACER, sea cual sea (sexual, creativo, descanso, esparcimiento, convivencia, etc.), desde el cuidado y amor propio, no desde la tendencia natural hacia la autodestrucción que de pronto tenemos, sino desde un auténtico deseo de nutrirnos a nosotras mismas, como si fuéramos nuestra propia madre… sin culpa, ¡porque qué sentido tiene hacer por hacer, si en el proceso nos olvidamos de disfrutar!

Besos y abrazos.

#LaMoccata, dándose el tiempo para nutrirse a sí misma