Ejercicio 3 – “A la caída del telón”

Ejercicio3

¿Cómo nos definimos? ¿A partir de qué o de quién? ¿Somos esencia, somos alma, somos el animal en evolución? ¿Somos acaso ‘la persona’ que construimos a raíz de abrirnos paso por el mundo, la familia y la cultura? ¿O quizá somos todo eso y nada a la vez? Ante estas interrogantes me cuesta trabajo definir quién soy yo. Este ejercicio en particular me expone brutalmente frente a la hoja en blanco porque es confrontante, pues a la caída del telón existe la que fui, la que soy ahora, la que ve ‘el otro’ y la que deseo ser. Vayamos entonces por partes.

La que fui

Alguna vez lo mencioné en algún escrito:

De niña, el único reporte escolar que recibí me lo dieron por ponerme a maullar en clases. No me pregunten por qué lo hice, quizá me salió una enorme cola de gato en ese momento.

Nunca fui realmente una niña revoltosa, pero creo que desde entonces llamaban la atención mis sutiles diferencias, pues en más de una ocasión me lo hicieron saber. Lo que se conoce como ‘bien portada’, obediente y de buenas calificaciones, contrastaba con el bullicio que siempre traía en mi mundo interior: siempre imaginando, creando juegos, inventando historias, cantando, bailando, cuestionando. Por otro lado, sí prestaba atención al mundo que me rodeaba, escuchando atentamente, siendo empática y acudiendo a quienes, yo percibía, necesitaban a alguien. Quizá por eso amistades y completos extraños se acercaban a confesarme sus secretos e inquietudes.

Luego vinieron los años de adolescencia, con sus respectivos aterrizajes forzosos con respecto a otras realidades y la manera en que te ven los demás. Fue en aquellos años en los que la parlanchina en mí se fue acallando y dudando de su propia valía y potencial. Era un pato feo, ni más ni menos, distinta y con ideas extrañas. Aunque tenía mi tribu con la cual identificarme y sentirme segura, en el día a día sentía que no encajaba. Y eso me hizo dura y crítica, una ‘reina del hielo’ a la que le costaba trabajo expresarse y sentir. Aquella niña empática se volvió crítica y arrogante consigo misma y con los demás, y eso me costó relaciones.

@dianapietrzyk, en Giphy

Entonces vino el cambio. Una buscadora en la familia hizo el llamado a la buscadora en mí, para comenzar a rasgar la superficie y conocer el trasfondo de quién estaba siendo yo en ese momento, para encaminarme a la que soy yo ahora. Llevó muchos años, dudas e inquietudes, metidas de pata y crisis existenciales, experiencias, distintos maestros de vida, reencuentros con hermanas del alma y nuevas manadas, diversos retos… hasta que comencé a trazar mi propio camino.

La que soy ahora vs la que ve ‘el otro’

No puedo decir que ya sé quién soy, pues siento que permanezco en constante cambio y con cada experiencia sigo descubriendo aspectos nuevos. Pero puedo decir que la niña parlanchina ha vuelto para reclamar su lugar dentro de mí y fundirse con la mujer, derribando aquella muralla de hielo para darme permiso de expresarme, sentir, tocar y ser tocada de la manera en que sólo el alma puede hacerlo. Lo que sí ha cambiado es que ahora tengo un poco más claro mi llamado, que es poner mi creatividad al servicio, inspirar y causar cambios a partir de ella. Por eso sigo escribiendo historias, imaginando, escuchando, involucrándome, como creadora de contenido, escritora y terapeuta holística. Afortunadamente he encontrado varias plataformas y posibilidades para ello, y sigo buscando más.

Sin embargo, pese al haber recuperado la voz que perdí en mi paso hacia la adolescencia todavía quedan estragos de esos paradigmas que me dicen que no soy suficiente, que no merezco y que no soy capaz. Por eso siempre me extraña cuando ‘el otro’ me ve como alguien fuerte y confiable, y acude a mí. Me pregunto entonces, ¿si los demás me ven lo suficiente capaz y merecedora, por qué aún cuesta trabajo que yo me lo crea? Dicen que “el trabajo es hacer el trabajo”, imagino entonces que mi camino por la vida me irá llevando cada vez más a nuevas y distintas lecciones que logren afianzar la que deseo ser, pues aún le temo a muchas cosas.

@kijekadamski, en Giphy

 

La que deseo ser vs la sombra del miedo

A final de cuentas, ¿quién deseo ser? Deseo ser yo sin miedo al fracaso y al rechazo. No hay nada que me aterre más que el cambio, porque eso requiere perder el control (que no es más que una ilusión) y readaptarme para ser capaz de lograr las cosas. También le temo a mi sombra, pues me he topado de frente con ella en experiencias que me han resultado aterradoras… Pero entiendo que incluso la semilla de la flor más hermosa tiene que germinarse y abrirse paso en las tinieblas, donde surge lo nuevo.

Es la dualidad lo que permite abrazar la totalidad: lo bueno, lo malo, lo feo, lo bonito; la yo que ama y la yo que rechaza; la yo que se atreve y la que tiene miedo; la que crea y la que destruye; la que se lanza al mundo y la que se vuelve dentro de sí misma; la luz y la oscuridad. Me ha costado tanto trabajo esta aceptación, este ‘no exiliarme de mí misma frente a las exigencias del mundo’ que aquellos que no comulguen con ello, vendrán y se irán, dejando tras de sí valiosos aprendizajes (algunos quizá volverán). No es egoísmo, es amor propio, es serme fiel a mí misma, a mis ideales y a mis decisiones. A final de cuentas, el rechazo también ha servido para reforzar mi camino, y los que permanezcan seguirán siendo cómplices, compañeros y maestros.

Toca reconocer mi poder y adueñarme de él, con toda la responsabilidad que eso conlleva, aunque me tiemble el piso bajo mis pies caminantes, aunque existan dudas. Es hora de dejar de sentirme expuesta en el escenario y dirigir mi propia obra. Pues a la caída del telón, soy la que soy y la que no soy también, la que fui entonces y la que soy ahora… y la esencia latente de la que deseo ser. La búsqueda continúa, siempre.

giphy-1
@kijekadamski, en Giphy

 

Mónica Elena Cárdenas Mejía (La Moccata)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s