Compasión en la divergencia

Compasion
Dice Gaby Vargas en su libro ‘Energía, tu poder’, lo siguiente:
Sin importar la religión o no religión, la oración crea una energía que nos regresa al origen, nos conecta con la energía divina que llamamos Dios, Inteligencia divina, Alá, Buda, Fuente creadora o como queramos nombrarla. Hay muchas formas de orar: en silencio, con cantos, con música que nos transporta, con el baile al ritmo de tambores, con la gratitud, con un ritual, al meditar, en un abrazo, al apreciar la naturaleza (…) La oración no es sólo algo que hacemos, también es algo que somos, es una actitud ante la vida.
Habiendo citado este párrafo, pienso que cuando ‘oramos’ con regularidad, practiquemos o no alguna religión, pero juzgamos o criticamos otras formas de vida, le deseamos el mal a alguien, guardamos rencor y no perdonamos, o simplemente no somos capaces de empatizar con la historia de vida de alguien más (ojo, para empatizar no necesitamos estar de acuerdo) … nos hace falta la compasión necesaria para orar.
Necesitamos aprender a predicar con la acción, más que con la palabra. Como dicen los gringos:
walk the talk
Lo veo con mucha frecuencia, en mí misma y en los demás, que decimos y compartimos cosas muy bonitas, acerca del amor, el perdón y la compasión. Pero cuando se trata de ponerlo en acción nos quedamos cortos, pues tenemos por ahí rencores guardados, juzgamos y criticamos y no somos totalmente fieles a nosotros mismos o a los demás. Dime, ¿de qué sirve hablar del amor al prójimo si ataco tan duramente a alguien más porque no comulga con mi forma de vida? ¿De qué sirve hablar del perdón si no he logrado perdonar una ofensa desde hace años? ¿De qué sirve compartir sobre el amor, si me falta amor propio? ¡Ah! Qué difícil es, sobre todo ante aquello que consideramos una injusticia.
Se necesita mucha práctica. Se necesita hacer ese recorrido del corazón a la mente y desde ahí hacia la voz, para que seamos congruentes con nuestros ideales, los valores que admiramos y la mejor versión de nosotros mismos que deseamos ser.
WALK THE TALK
Mónica Elena Cárdenas Mejía – La Moccata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s