Cuando las energías se contradicen

Oct7_FBI

Aunque estamos en pleno otoño y el poder de la hechicera con sus límites, pausa y sensualidad se siente con ganas, la luna creciente nos invita a ir hacia afuera. Estas dos fuerzas, contradictorias, pueden generar frustración; por momentos con todas las ganas y el enfoque para emprender acciones, pero, paradójicamente, con cansancio o ganas de bajar el ritmo. Continúa lloviendo, ya empieza a bajar la temperatura y las gripas son muy comunes en este cambio de estación. Todo eso nos lleva a ir más lento, pero al mismo tiempo la luna en el cielo se abre y nuestra luna interior en postmenstrual quiere tomar acción.

¿Por qué no aprovechar ambas energías?  Muévete, toma las acciones que consideres necesarias para cosechar aquello que sembraste en luna nueva: riega las semillas, abona el terreno, cuídalo de los insectos o depredadores, construye un espantapájaros. Tu doncella quiere salir a bailar,  cazar y poner su enfoque en distintas cosas, pero hazlo desde la sabiduría de tu hechicera, que elige sus prioridades para no acelerarse ni excederse, que pone sus límites y que, definitivamente, no pide permiso porque tiene muy claro lo que quiere y necesita. 

La Moccata, terapeuta Moon Mother®

Enraízate: sabiduría mientras surge la magia

vlcsnap-2019-10-03-12h13m28s989

En momentos como éstos, con tanto movimiento ocurriendo dentro y fuera de nosotros en pleno cambio de estación, se hace necesario sabernos sostenidos. De pronto necesitamos sentir la seguridad de que nuestras decisiones y nuestro andar son para nuestro mayor bien. Te comparto este ejercicio para conectar con tu tierra:

Visualiza que eres un árbol, y que de las plantas de tus pies comienzan a crecer las raíces y entran en la profundidad de la tierra, pasando por las capas de cemento, las de los mantos acuíferos y llegando al centro de la Tierra donde te aguarda un enorme árbol, lleno de flores y frutos rojos, que descansa sobre la melena de una mujer vieja y antigua. Imagina que tus raíces se unen a las ramas de ese árbol y que la vieja del centro de la Tierra te regala energía dorada. Ella te sostiene, ella te apoya. Es la Tierra, son tus ancestros, es la primera mujer y el primer hombre, somos todas nosotros, es la personificación de la divinidad o filosofía en la que crees y te acompaña, SIEMPRE.

Con esa consciencia, siembra la intención de tener el don de la sabiduría en tu andar mientras permites que surge la magia. ¿Eso qué quiere decir? Que esa sabiduría te ayudará a tomar las mejores decisiones y acciones, mientras la magia se manifiesta en aquello que pediste, no limitándola a que se dé justo como lo solicitaste, sino permitiendo que te sorprenda.

Mónica Elena Cárdenas Mejía – La Moccata