El llamado de la “Worldwide Womb Blessing”

La primera vez que yo acudí al llamado de la 𝑾𝒐𝒓𝒍𝒅𝑾𝒊𝒅𝒆 𝑾𝒐𝒎𝒃𝑩𝒍𝒆𝒔𝒔𝒊𝒏𝒈 (Sintonización de Bendición de Útero) estaba sola en casa. Coloqué mis cuencos y me senté en un cojín en el piso a escuchar las meditaciones guiadas.

Desde la primera meditación pude sentir que algo estaba ocurriendo y que estaba respondiendo a un llamado que era más grande que yo. Recuerdo haber estado muy sensible y susceptible. Experimenté muchas sensaciones físicas pero también muchas emociones, y en algún momento me conmoví tanto que comencé a llorar.

Al finalizar comprendí que no podía explicar lo que acaba de ocurrir, pero sabía que aquel evento iba a marcar un antes y un después en mi vida, y así fue. Desde aquel entonces comencé a recorrer un camino muy específico de búsqueda propia y sanación.

No sabía que, con el tiempo, respondería a un llamado mayor y me convertiría en Moon Mother, para poder llevar esta medicina a otras mujeres. Este lunes 3 de agosto miles de mujeres responderemos al llamado para meditar y sanar juntas. Si quieres vivir la experiencia en círculo de mujeres acompáñanos vía Zoom.

Viviendo auténticamente, estamos alineadas con nuestro corazón y empoderadas durante las tormentas de la vida.
– Miranda Gray

‘Mujer, coge tu poder’

Ma28_FBI
Como dice la canción: ‘Mujer, coge tu poder’.
Sanadora, curandera del alma, chamana, bruja, mujer medicina, ‘coge tu poder’. Recurre a las herramientas con las que cuentas, a lo que has aprendido, a lo que has adquirido a lo largo del camino de tu propia sanación.
 
Ve adentro y recuerda, reconoce tu poder y asúmelo. Aquello que te ha funciona antes, a ti y a todas las que vienen detrás de ti y las que están junto a ti; aquello que te ha resonado antes, a ti y a todas las que vienen detrás de ti y las que están junto a ti; aquello que compartes con el tejido universal donde cada alma traza su hilo, tejiendo y sumando, siempre sumando.
 
Respira, baila, medita, lee, escribe… lo que sea que te acompañe en amor y compasión para estar presente. Prende tu incienso, tu vela, tu sahumerio y enciende tu fuego interior. Escucha: You got this.
 
Con amor, Mónica Elena Cárdenas Mejía – La Moccata

En la gratitud encuentras el elixir del gozo

 

FraseLM_54_Still

La gratitud es probablemente una de las fuerzas más poderosas que existe para llenar tu vida de bendiciones. No quiere decir, por fuerza, a través de ella cosas buenas lleguen a ti (aunque suele ser una consecuencia), sino que por medio de ella es más fácil ver lo que ya es y tienes, en lugar de lo que no es o sientes que falta. ¿Esto qué quiere decir? Que la vida se vuelve más fluida cuando cambias el discurso de tus pensamientos, dejas de quejarte y comienzas a apreciar. En el último mes comencé a conectar con la gratitud, cada día, y ha sido impresionante ver y sentir cómo las cosas comienzan a acomodarse y a suceder. Es como si hubiera tirado de un hilo y con ello hubiera desatado una avalancha de cambios y situaciones que me sacaron bruscamente de mi zona de confort, pero que sé que son para mi mayor bien.

Hoy te invito a sentarte un momento a agradecer por cada bendición en tu vida: tu cuerpo, tu familia, tus amistades, tus talentos, tus bienes materiales, las oportunidades e incluso los retos y obstáculos que en su momento fueron difíciles, pero hoy son una gran lección. Mañana inicia la luna nueva, momento ideal para sembrar intenciones, pera antes de sentarte a pedir por más, dedícate a agradecer por lo que ya tienes.

Mónica Elena Cárdenas Mejía – La Moccata

Ejercicio 2 – “La cobija de crochet y el árbol frondoso”

Ejercicio2

Mi familia materna es un matriarcado, me parece que lo ha sido por algunas generaciones; me quedó muy claro desde niña aun sin conocer el concepto, sobre todo el día que me enteré que mi bisabuela defendió su rancho de los agraristas a punto de escopeta. Todavía, a su avanzada edad, se despertaba de pronto en las noches gritando:

¡Tráiganme mi escopeta que ya vienen los agraristas!

Aunque al final la familia perdió su rancho, la bravía de mi Aby jamás quedó en tela de juicio. Era de esperarse entonces que las mujeres de su clan desempeñaran un papel fundamental en las próximas generaciones. De modo que tampoco sorprende que yo lleve el nombre de dos mujeres importantes en la vida de mi mamá, incluso cuando una de ellas no procede de la línea materna: Mónica y Elena, ‘la buscadora’ y ‘la maestra viajera’.

Sigue leyendo

Ejercicio 1 – “Temporada de caza: El hambre por crear”

Ejercicio1

Está ahí nuevamente, lo sé, lo siento, ha vuelto. El anhelo por ese algo más que no sé del todo cómo describir pero que se siente con fuerza. Esa hambre por crear de manera constante, no sólo de vez en cuando, no sólo cuando tenga tiempo, no sólo cuando el trabajo lo permita, sino cada que el alma lo necesite, de manera fluida, y de ser posible, incluso cada día.

Me encuentro en ese estado similar al que se experimenta unos minutos antes de que uno decide salir de la cama por la mañana: medio dormida, medio despierta; con los ojos semiabiertos, quizá con algo de ganas de quedarme un ratito más en esa comodidad envuelta en las sábanas, teniendo un monólogo en mi cabeza sobre la enorme (o no tan enorme) lista de pendientes por completar en el día.

Me encuentro en ese estado en el que sé muy bien lo que me toca hacer para seguir ese anhelo por crear, por escribir, por tejer historias… pero no tengo muy claro cómo empezar. Mi energía masculina me pide un manual, mientras la femenina me invita a dejarme sentir, soltar el control y fluir.

Quizá sólo me haga falta un fuerte empuje para salir de esa cama de un brinco, sin caer estrepitosamente y rodar por el suelo. Aunque de vez en cuando es necesario estrellarme, con o sin gracia.

Cada cierto tiempo experimento esta hambre, por lo general, cuando el trabajo me ha envuelto de tal manera que me siento muy cansada, o cuando pierdo la claridad respecto a qué camino tomar en el frondoso bosque de posibilidades. Como las mareas, que suben y bajan; como la naturaleza y sus estaciones; como mi naturaleza cíclica que de pronto me lleva al mundo exterior, para luego invitarme de nuevo a ir hacia adentro, así de pronto esta hambre regresa. Y como lo señala Clarissa Pinkola y lo he expresado en más de una ocasión, cuando tengo hambre «como lo que sea». Como procrastinación o exceso de trabajo, como ira o nostalgia, como demasiado enfoque o demasiada ensoñación, como distracciones perennes y excusas. Y en este momento de mi vida, en este incesante desvarío me queda claro una cosa: la loba dentro de mí, «con su enorme y peluda cola salvaje», tiene hambre.

Comienza oficialmente la temporada de caza.

La Moccata

Ejercicio 1 del  Taller Virtual DEMAC Talladoras de palabras