El yin y el yang coexisten en cada uno de nosotros

El yin y el yang coexisten en cada uno de nosotros. Aunque el yin es el principio femenino no es exclusivo de la mujer, así como el principio masculino del yang no lo es del hombre.

Sin embargo, esta bella analogía es a la vez una metáfora de que en una relación, compuesta por uno o ambos géneros, ambas partes se complementan, como lo hacen las fuerzas del yin y el yang a nivel individual…

…no en el sentido de que solos estamos incompletos, sino en el entendimiento de que la conexión entre dos genera una nueva y única unidad.

La Moccata,  #MujerMedicina

3o6zt2cmctgctaskee
Búsqueda en Tumblr
Anuncios

Reflexión de la semana: Atesorarte y honrarte

Siempre, siempre, atesórate a ti mismo y honra tu ser. Cuando te encuentres ante una nueva decisión piensa en lo que te hará sentir más pleno, aunque ello implique un gran reto o nuevos cambios…al final, las expectativas que tienen los demás de ti no son las tuyas, nadie más que tú vivirá tu vida por ti, no son sus sueños los que debes de cumplir.

La Moccata

 

Vlog #LaMoccata, Ep14 “Tu pareja y O vergüenza”

 

¿Cuánto tiempo llevas con tu pareja? ¿Recuerdas cómo muchas cosas te daban “penita” cuando empezaron a salir? Pero hoy hay veces que de plano pierdes toda la vergüenza.  Y lo que pasa es que después de tanta convivencia e intimidad se tienen confianza, y puedes terminar haciendo cosas que pensaste que no harías en público.

Como… ¿dejar abierta la puerta del baño? o de plano usarlo los dos sin problemas.

Les encanta molestarse, interrumpirse, burlarse o hacer bromas pesadas, incluso en público (como en este blog).

Por otro lado, se cuidan cuando están enfermos, borrachos o crudos. Y algunas veces se pelean por ver a quién le toca apagar la luz antes de dormir.

Claro, también pueden ponerse un poco más creativos en ciertos momentos…y en la mañana pueden verse sin maquillaje, ¿y sabes qué? no pasa nada. Aunque tampoco hay que despreocuparse por completo del arreglo personal.

Se dan unos atracones de comida juntos ¡y les encanta! Y hasta pueden intercambiarse ropa…bueno, tú mujer puedes ponerte su ropa, a él probablemente no le vaya bien la tuya.

Y esto hay que decirlo, aguantarse algún “gasesillo” ya no es un inconveniente como antes.

El caso es que tampoco hay que ser unos salvajes, pero está bien perder algo de pena, a nosotros nos funciona, en serio, te lo dice La Moccatta.

 ¡Tu Nexo De ahora es Tuiris! Suscríbete y sigue nuestras ocurrencias. ¡Nos vemos!

 

Crónicas de un matrimonio común y corriente. Cap. 16:

Lo bien que me conoce mi esposo. Llega Mitrani a casa y se pone a preparar la cena, porque yo llevo todo el día poniéndome al corriente con trabajo atrasado.

Mitrani: (lavando los platos) ¿Qué hiciste?

Mónica: (sin dejar de trabajar) ¿mmm?

Mitrani: cocinaste tus huevos y te pusiste a trabajar, ¿verdad?

Mónica: (se ríe un poco) si…

Mitrani: y se pegó todo y te valió madres, ¿verdad?

Mónica: ¡le eché agua!

Mitrani: ¡pero no le diste ni una raspadita!

Mónica: ¡le eché agua!

Después de algunos minutos

Mónica: ¿dijiste “te valió madres”, verdad?

Mitrani: (tallando el sartén) ¿si?…

Mónica: es que va para las crónicas, hace rato que no publico una

Mitrani: (se ríe un poco mientras sigue tallando frenéticamente)

Con todo y quejas (justificadas en este caso) ¡Es mi héroe!

Varios minutos después…

Mitrani: por fin puedo empezar a cocinar

Mónica: wiiiii

Mitrani: ¡no wii!

Crónicas de un matrimonio común y corriente. Cap. 15:

Un sábado cualquiera. Mónica y Mitrani trabajando en un guión y la tesis, respectivamente.

Mónica: (pensativa frente a la computadora) ¡¡¡mggggggggg!!!

Mitrani: ¿estás enojada?

Mónica: no

Mitrani: ¿entonces por qué gruñes?

Mónica: (se pone a teclear en la computadora)…porque a veces gruño cuando pienso

Mitrani no sabe qué contestar y mejor regresa a hacer lo que estaba haciendo.

Frase de la semana

Amor Verdadero es que tu esposo corra a matar una cucaracha por ti, aunque odie hacerlo… ¡es mi héroe!

La Moccata

Superman, Pixabay
Superman, Pixabay

Crónicas de un matrimonio común y corriente. Cap. 14:

Sobre el apoyo incondicional y el trabajo en equipo

Mónica: amor, ahora que trabajo por las tardes ya no me queda tanto tiempo para cocinar

Mitrani: está bien

Mónica: ya no puedo tardarme 2 horas cocinando y tengo que hacerlo a prisas

Mitrani: ta bien

Mónica: … ¿cómo estaba la pasta de hoy? Le faltaba sal

Mitrani: sí, le faltaba

Mónica: ¿pero cómo estaba?

Mitrani: la salsa estaba rica

Mónica: ¿y la pasta?

Mitrani: la salsa estaba muyyyy rica

Mónica: ¡waaaaaaaa! (haciendo puchero) ¡mi comida ya no está rica! No me he podido lucir como antes (totalmente sentida, pero sin culpar a Mitrani)

Mitrani: no te preocupes, no cocines todos los días

Mónica: (haciendo el berrinche de su vida) ¡pero así no vas a tener comida para llevarte a la escuela, ni yo tendré qué comer al día siguiente!

Mitrani: no te estreses, yo también voy a empezar a cocinar si no te da tiempo

Mónica: sniff sniff

Se apapachan y siguen cenando.