El Principito, una película para los adultos que han olvidado cómo ser niños

Principito_01
Poster de la versión animada de Mark Osborne. Foto: http://www.lepetitprince.com

En el fondo todos seguimos siendo niños. Cuando crecemos y nos convertimos en adultos no es que ese chiquillo interno muera o siga su camino, tan sólo se va dormir un poco, por lo que es nuestra misión despertarlo de vez en cuando.

Del director de Kung Fu Panda, Mark Osborne, llega una adaptación animada de El Principito. Más que para los pequeños traviesos de la casa la película es, al igual que el libro, una aventura para los adultos que han olvidado cómo ser niños.


¿Y dónde quedó el Principito?

Principito_digipam, flickr
El Principito, @digipam, Flickr

La película no inicia con el aviador aventurero, ni con el inocente Principito.  No es el objetivo del director presentar otra versión de esta historia, sino narrar la experiencia de descubrirla, de conocer al Principito.

Una pequeña niña que creció antes de tiempo se ve forzada a pasar su verano estudiando para cumplir el deseo de su mamá, entrar a una escuela de prestigio y convertirse en una adulta seria y profesional. Mas el perfecto plan de la madre se arruina cuando la niña conoce a su vecino, un viejo aviador que la introduce al mundo del Principito.

Mientras la realidad de los adultos es gris, opaca y obsesivamente sistematizada, en la casa de al lado todo es colorido e impredecible.


Dos formatos e historias paralelas

La idea de mezclar dos técnicas de animación diferentes era un poco aterradora y definitivamente experimental en cierto nivel. Me reguntaron muchas veces —¿cómo va a funcionar eso? —a lo que respondí— no lo sé, pero creo que es lo correcto.”

Mark Osborne

La propuesta visual se conforma de dos formatos: la animación 3D por computadora para introducir a los nuevos personajes y una especie de spin off o historia derivada de la original; y la técnica en stop motion, cuadro por cuadro, para narrar la aventura del Principito y su encuentro con el aviador. La primera pareciera que busca captar la atención de las nuevas generaciones con un diseño gráfico que recuerda al de Pixar. La segunda recurre a una textura similar a la del papel, aludiendo al cuento y las ilustraciones originales del autor, Antoine de Saint-Exupéry e impregnando aún más a la imagen de una especie de magia y misterio.

Cuando el misterio es demasiado impresionante es imposible desobedecer.

Antoine de Saint-Exupéry, El Principito

Todo ello acompañado de una cálida banda sonora que recalca cada momento y acompaña al espectador en su experiencia audiovisual.

Entrevista al director


Más allá de El Principito

El último arco de la película se centra en los nuevos personajes y una historia alternativa para lo que le sucede al Principito después de su encuentro con la serpiente. Estos últimos minutos pudieran llamarle más la atención al público infantil, con sus tintes de comedia y acción. Para los adultos, que siempre somos tan serios, es posible que resulte un poco obvio. Por otro lado, se presenta de una manera distinta y simplificada el complejo universo de los ya conocidos habitantes de los meteoritos que aparecen en el cuento: el Rey, el Hombre de Negocios y el Vanidoso (los demás personajes se omiten en esta versión animada).

Con la firme decisión de cumplir el deseo del viejo aviador la niña emprenderá un viaje en búsqueda del Principito, en el cual descubrirá el valor de crear vínculos, así como el gran secreto y lo más importante:

Crecer no es el problema, el problema es olvidar… lo esencial es invisible a los ojos.

Antoine de Saint-Exupéry, El Principito

Pr2_Irene Armangué, Flickr, Gerona
Estatua de El Principito en Girona, @Irene Armangué, Flickr

Al final el argumento rompe un poco con la armonía de los primeros dos arcos y se vuelve un tanto predecible, mas la película cumple con su función de conmover al espectador al introducirlos o recordarles acaso la historia de El Principito y su inspirador mensaje. Aquellos que no la conocen se quedarán con la inquietud de leer la historia, para los demás será una experiencia nostálgica, pues así como sucede con la niña y el reencuentro con su infancia, siempre existe un antes y un después de conocer al Principito.

Principito_J G, flickr_2
Ilustración original de El Principito, @J G, flickr

Ves esta imagen, ¿qué es lo que ves?, ¿un sombrero o una boa constructora? Si se trata de un inofensivo sombrero todo está bien, puedes continuar tu vida siendo un adulto serio y responsable, no pasará nada, no cambiará nada. Si ves una peligrosa serpiente devorando a un elefante entonces, adelante, porque estás a punto de comenzar un gran viaje de vuelta a la infancia, uno en el que podrás disfrutar de las estrellas, las rosas y un zorro al cual domesticar.

Después de todo, “únicamente los niños saben lo que buscan”, lo que se nos olvida a veces es que no tenemos por qué dejar de ser niños en nuestro interior.

Anuncios

Cortometraje “Mahua”: La imaginación lo puede todo.

Cortometraje de aproximadamente 7 minutos de duración en formato de Alta Definición (HD 720) que presenta elementos tridimensionales o 3D generados en la computadora e integrados de manera paralela en un mundo en Live Action o acción real. Visual Effects o efectos especiales se utilizaron para realzar algunos detalles.

Sinopsis: una niña de 6 años regresa a su casa después de la escuela y experimenta una aventura en la que se adentrará a un mundo alterno al suyo, donde descubrirá que las cosas no siempre son lo que parecen y que la construcción de la realidad y la perspectiva de la vida depende de cada quien.

Mahua, que en náhuatl significa “contagiar”, nació con la intención de contar una historia que transmitiera un mensaje positivo al espectador, cuyo discurso lo retirara de su actividad cotidiana para adentrarlo, aunque sea por unos minutos, en un mundo alterno y a la vez similar al suyo.

De la misma manera en que nuestra protagonista termina por dotar a su entorno de vida y color, el cortometraje tiene como objetivo principal contagiar al espectador de la ilusión de los niños. Para lograrlo integramos un equipo que combinara sus destrezas para ir más allá de lo aprendido en las aulas y apoyarnos mutuamente, pues como acertadamente nos enseñó alguna vez un amigo e instructor, un maestro no se conforma jamás con lo que le enseñan, sino que debe siempre investigar y estudiar por su cuenta, eso es lo que lo convierte en maestro.

Fue, sin duda, una experiencia de aprendizaje, en la que descubrimos y desarrollamos nuestras fortalezas y mitigamos y confrontamos nuestras debilidades.

FICHA TÉCNICA MAHUA

Formato: Alta Definición (HD 720).

Duración: 7 minutos.

Técnica: Elementos tridimensionales o 3D generados en la computadora e integrados de manera paralela en un mundo en Live Action o acción real. Visual Effects o efectos especiales se utilizaron para realzar algunos detalles.

Género: Infantil.

Año de Producción: 2011-2014.

Fecha de lanzamiento: Junio de 2014.

País: México.

Lenguaje: Español.

Dirección Artística: Mónica Elena Cárdenas Mejía.

Historia Original: Martha Angélica Martínez Martínez.

Guión: Mónica Elena Cárdenas Mejía.

Composición Musical: Carlos Manuel Flores Barba.

Dirección de Arte: Martha Angélica Martínez Martínez y Marco Daniel Santos González.

Dirección Técnica: Eduardo Flores Castellanos.

Fotografía: Adalberto Gómez Vidaurri.

Dirección de Producción: Mónica Elena Cárdenas Mejía.

Elenco: Diana Marina Martínez Flores.

SOFTWARE EMPLEADO

  • Autodesk Maya: modelado, texturizado, rigging, animación y granja de render.
  • Pixologic ZBrush: UV Mapping y texturizado.
  • Adobe Photoshop: texturizado, diseño de fondos, postproducción de fotografías y diseño de elementos para documentación.
  • Adobe Lightroom: postproducción y tratamiento de color de fotografías.
  • Adobe Illustrator: diseño de elementos para documentación.
  • Adobe Premiere: edición y musicalización.
  • Adobe After Effects: composición, integración de formatos, tratamiento de color y efectos de video.
  • iPi Mocap Studio: captura de movimientos para animación.
  • Motion Builder: animación corporal del personaje principal.
  • Adobe Encore DVD: autoría DVD.
  • Sony Soundforge pro 10: edición de audio.
  • Apple Logic Pro 9: composición musical.

Mi experiencia con el 007, Spectre

James-Bond (2)
@Cinema Streaming, Flickr

Por fin, después de varios meses de espera acabo de ver la última entrega del 007, Spectre. Independientemente de los efectos especiales, las escenas de acción y el guapísimo Daniel Craig, esta nueva película tiene un significado especial para mí. Además de haber sido filmada en la ciudad de México (donde ahora radico) se trata de un proyecto del que formé parte durante unos días como asistente de producción, en la labor de catering crow.

La chamba

¿Cuáles fueron mis funciones? Encargarme de la alimentación y otras necesidades de los extras. Esto no quiere decir que yo personalmente estaba metida en la cocina preparando los alimentos. Mi labor, junto con la de muchos otros compañeros, era recibir los paquetes de comida previamente dispuestos y repartirlos entre los extras que se encontraban dispersos en un set que incluía varias cuadras. Por supuesto, si los extras necesitaban ir al baño, perdían algún accesorio de su indumentaria o se sentían mal, nosotros también debíamos brindarles apoyo y dirigirlos con el personal adecuado.

Fueron días de poco sueño y mucho trabajo, llamados a las 4 am, prisas y dolores musculares, pero fue una experiencia increíble que siempre guardaré en mi memoria. Seguro sonará un poco cliché, pero nunca olvidaré la emoción del primer día que llegamos al set en la calle Tacuba y nos encontramos con un ejército de esqueletos, catrinas y personal de la producción, todos preparándose para las primeras tomas del día. El momento en que vi el equipo de cámaras, grúas y Dolly ¡y comprendí que estaba viviendo algo que había soñado desde mi época universitaria!

Ah – pensé – esto es, lo que había querido ver desde hace tantos años, una producción grande y real –

Mentiría si dijera que no me salieron unas lagrimitas, pues como la sentimentalista que soy, me llené de emoción y me sentí muy conmovida. Ver de cerca cómo funciona un proyecto de esa magnitud, que el actor principal pase a tu lado y captures su carisma y profesionalismo, apreciar en vivo la interacción entre el director y su asistente, así como estar presente durante el ensayo y filmación de las escenas de acción fue, como dicen los gringuitos priceless. Vamos, que en realidad ¡hubiera estado dispuesta a hacerlo gratis! Pero afortunadamente la paga fue muy buena, así que me sentí muy satisfecha con el trabajo y la remuneración.

behind scenes

La película

Los muertos están vivos

Cuando leí la frase de apertura en la sala de cine me sentí abordada por una sensación de escalofríos y ansiedad, y en el momento en que el cuadro se abrió para dar lugar a la primera secuencia del desfile de muertos confieso que traté de comportarme con decencia y educación, pero lo cierto es que casi salto del asiento de emoción al gritar “¡Ahí está!”. ¡¿Cómo me iba a contener cuando recordé todos y cada uno de los momentos que viví durante la producción?! Y entonces vino esa magistral secuencia de créditos que entre espectros de humo y la música de Sam Smith me prepararon para un gran viaje, el último del Bond interpretado por Craig.

En lo personal, la película me gustó muchísimo. Aunque es verdad que no es la mejor de la saga, tampoco la considero una “entrega débil”, como señalan algunos. La narrativa y dirección resultan, como siempre tratándose de Sam Mendes, muy bien logradas; las secuencias de acción son emocionantes y los efectos especiales las complementan sin caer en el extremo; se explican sucesos del pasado de Bond y si bien es cierto que Sean Connery es mi James Bond favorito Daniel Craig lleva al personaje a otro nivel de trabajo personal e introspección nunca antes visto.

El final da un giro un poco más romántico y ligeramente forzado de lo esperado, pero la sensación general una vez que la imagen se fue a negros fue de gozo y satisfacción. Aunque es verdad que no aparezco en los créditos entre los cientos y cientos de nombres que participaron, me queda la gran experiencia y el compañerismo del trabajo en equipo, pues así como los muertos están vivos, los recuerdos también.

¡Bienvenidos a la función estelar! El rito de ir al cine

Butaca vieja - Foto: andraberila
Butaca vieja – Foto: andraberila

Cuando una persona observa por primera vez el comercial de una película que llama su atención decide que en cuanto se estrene irá a verla. Finalmente, luego de una larga espera, la película es anunciada en su cine favorito, se forma en la fila y compra su boleto, se asegura de contar con el correcto equipo de supervivencia: un vaso de palomitas (extra grande, por supuesto) y un refresco, se sienta en la sala de cine y aguarda a que llegue el silencio y las luces se apaguen para que comience la función.

Ir al cine

Ir al cine no es sólo una cuestión de entretenimiento o de convención social, es también un ritual que ha existido desde el origen del cine mismo y que se ha ido transformando según la época socio-cultural y a lo largo de las revoluciones tecnológicas.

Mas la función no comienza en cuanto se visualizan los créditos, sino que forma parte de la espera del estreno, de la fila en dulcería, de los niños molestos, de la sala oscura, de la presentación de la película. Porque el cine no es sólo el filme en sí, sino el conjunto de emociones y pensamientos que se presentan en la mente del espectador. Porque el cine, aun siendo de arte, es un espectáculo de principio a fin que retira a las personas de su actividad cotidiana para adentrarlas, aunque sea por unos momentos, en un mundo alterno y a la vez bastante similar al suyo.

¿De qué va la historia?

Para analizar el rito que se presenta en la sala de cine es preciso partir desde el inicio, desde la necesidad de contar una historia y transmitir por medio de ella una determinada interpretación de la vida y reflejo de la sociedad. ¿De dónde surgen estas historias e ideologías? ¿Cómo es que el director encuentra la manera más apropiada de comunicar su mensaje? Ello se logra con los conocimientos básicos de Cinematografía y Guionismo, pero para que el creador se siente y comience a escribir, es necesario primeramente que se conozca a sí mismo: sus objetivos, su filosofía, la importancia para él y para el mundo de que se conozca su historia, entre otras cosas.

Toda película comunica un mensaje y forma parte de la magia del cine, generando una respuesta en quien lo observa, aunque sea simple entretenimiento. Sin embargo, cuando el cine busca trascender, más que entretener, entonces la respuesta del espectador es diferente y, al dejar la sala es una persona nueva, con un pensamiento y una reflexión sobre lo que acaba de ver, ya que tuvo un encuentro con lo sublime. Kosif Karen explica en La Ciudad y lo Poético (1998) lo siguiente:

 La experiencia de lo sublime…es un acontecimiento que se inicia con la sorpresa, con el horror, con el dolor, con el miedo, seguidos por una segunda fase caracterizada por el alivio, la alegría, la elevación. El encuentro con lo sublime arranca al hombre de las relaciones cotidianas y ordinarias…

¡Que apaguen las luces!

Los sujetos de la sala de cine, como el sonido y la oscuridad, también juegan su papel en las sensaciones que experimenta el espectador. No es lo mismo ver una película en la casa que en la espectacularidad de la sala, así se cuente con una gran pantalla y un potente equipo de sonido jamás será igual por el simple hecho de que la sala de cine es el lugar específico al que se va a tener esa experiencia, al lado de extraños que buscan lo mismo, en un espacio que, aunque no es propio, se adueña de nosotros.

Desde que se apagan las luces la sala se ambienta para que comprendamos que es un espectáculo de magia que suele apasionar, basta con echar un vistazo a todos los grupos de cinéfilos, esos que no paran de hablar durante la película mientras analizan cada pequeño detalle de ella (la fotografía, la actuación, la dirección), esos que inician todo un debate sobre lo que “quiso decir” el director.

La sala de cine

En un principio, los edificios donde se exponían las películas eran grandes teatros, más familiares y a la vez más elegantes. Con el tiempo, se han ido transformando y son ahora un lugar en donde se convive de una manera diferente y aunque ciertamente existen más comodidades se trata de un intercambio de compra venta que ofrece una experiencia que, para muchos, puede resultar más placentera: los asientos reclinables, los famosos combos, el servicio personalizado, entre otras cosas.

Existen salas de cine para todos los gustos: las hay para el cine de arte, para el cine erótico, para el gótico, para el cine mexicano, para el internacional. Sin embargo, todas las salas cumplen la misma función de generar un ambiente en particular para que el espectador se sienta cómodo y disfrute su función.

El show debe continuar

Salga un día de su casa, fórmese en la fila para comprar su boleto y entre a ver una película; observe los comportamientos de los demás antes, durante y después de la presentación. Asegúrese de contar con el correcto equipo de supervivencia, siéntase cómodo y aguarde a que llegue el silencio y las luces se apaguen para que comience la función. Efectivamente, no hay nada como el rito de ir al cine.

La Moccata