Crónicas de un matrimonio común y corriente. Cap. 22: “Te mereces una estrellita”

holding-2822062_640

(Mónica trabajando en la computadora un lunes por la noche, Mitrani viendo una serie italiana en Netflix)

Mónica: Mitrani, ¿recuerdas cómo se llama el esposo de Miriam? (una amiga)

Mitrani: …

Mónica: ¿Mitrani? (se levanta y se da cuenta de que está ocupado y no la escuchó) Mitrani, ¿te acuerdas cómo se llama el esposo de Miriam? Se me fue su nombre.

Mitrani: 🤔… no… búscalo

(varios minutos después)

Mitrani: ¡Najash!

Mónica: ¡Najash! Es verdad, ¡gracias amor!

Mitrani: ¿no lo buscaste?

Mónica: no lo vi en Facebook

Mitrani: ¡me acordé! ¿Lo puedes crees? ¡Yo me acordé y tú no! ¿No estás orgullosa?

Mónica: muy bien Mitrani… te mereces una estrellita

Mitrani: ¿se nota que ya soy doctor, verdad? (Doctor en Ciencia e Ingeniería de Materiales)

Mónica:… 😒

Crónica del Retiro Vipassana, 10 días de silencio y meditación… ¿Te animarías?

Sin importar lo que digan los demás, sin el deseo de cumplir expectativas ajenas y sin miedo a la posibilidad de tu crecimiento… encuéntrate a ti mismo y enfréntate a tu oscuridad en la profundidad del silencio interno.

l0k48i7od6ocpq2hq
Aishwarya Sadasivan, en Giphy

Durante un par de semanas me rehusé a escribir esta crónica; no porque no supiera qué escribir, sino porque no encontraba el tiempo para sentarme por horas a redactarla, y porque aún no me sentía lista para compartir la experiencia.

Mitrani, mi esposo, tomó el retiro Vipassana hace algunos años:

Algo que debes hacer una vez en tu vida -dijo él-, si realmente quieres saber de qué se trata. ¿Cómo es la meditación, según tú?…Crees que sabes lo que es meditar, pero no.

Con esas palabras (que me parecieron un poco arrogantes, lo confieso), y desde que creí comprender un poco de qué se trataba esto del Vipassana tuve la inquietud por tomar el curso también. Pero el trabajo, la maestría, la tesis, el cupo limitado, la vida misma… siempre había una excusa perfecta para no hacerlo. Así pasaron los años, y en un momento de mi vida en el que retomé el camino hacia mí misma decidí que si no lo hacía ahorita no lo haría nunca. Entonces me registré.

Esta, mi estimado lector, será una crónica larga… Aguanta conmigo un poco, ¿va?

Sigue leyendo

Crónicas de un matrimonio común y corriente. Cap. 21:

De perros y estornudos

Mónica: estornuda escandalosamente

Mitrani: …

(Mónica voltea a ver a Mitrani al darse cuenta de su indiferencia)

Mitrani: … salud…

Mónica: gracias

Mitrani: ¿qué? Todavía que estornudas como perro

Mónica: ¡oye! Grosero, ¿cómo le puedes decir a tu esposa que estornuda como perro?

Mitrani: fácil, con mi esposa puedo ser sincero

Mónica: (gruñido irreconocible)

Mitrani: es como si hasta te asustara tu propio estornudo, en algún lugar lo tenías que haber visto…

Mónica: ajámmmm

Mitrani: ¿si lo has visto, no? Cuando un perro estornuda y se asusta.

Mónica: ¡que sí!

flu-1679104_640

Crónicas de un matrimonio común y corriente. Cap. 17: “De la cocina a la dominación mundial”

Un día cualquiera, en la cocina, cocinando…

Mónica: creo que más adelante voy a hacer una sección de cocina en mi blog, a petición del público

Mitrani: ¿qué público?

Mónica: pues…pues… ¿los del doctorado?

Mitrani: ¿por qué no inician una sección de cocina en Mujeres Medicina? (el proyecto de Mónica y su socia, una página de empoderamiento femenino y crecimiento personal)

Mónica: ¡no!

Mitrani: ¿por qué?  ¿Te parece sexista?

Mónica: no, pero no tiene relación con los temas que tratamos en la página

Mitrani: ¡Ya sé! ¿cómo dominar a tu marido desde la panza?

Mónica: ¡no!

Mitrani: ¡¿cómo dominar al mundo desde la cocina?!

Mónica: ¡menos!

Mitrani: deberías hacer una película

Mónica: …¡deja de burlarte del proyecto!

Mitrani: ¡pero si te estoy dando buenas ideas!

Mónica: ajá….

Se sientan a comer y se olvidan del asunto…al menos por ese día la planeación de la dominación mundial desde la cocina puede esperar.

eating-1495368_640

Vlog #LaMoccata, Ep14 “Tu pareja y O vergüenza”

 

¿Cuánto tiempo llevas con tu pareja? ¿Recuerdas cómo muchas cosas te daban “penita” cuando empezaron a salir? Pero hoy hay veces que de plano pierdes toda la vergüenza.  Y lo que pasa es que después de tanta convivencia e intimidad se tienen confianza, y puedes terminar haciendo cosas que pensaste que no harías en público.

Como… ¿dejar abierta la puerta del baño? o de plano usarlo los dos sin problemas.

Les encanta molestarse, interrumpirse, burlarse o hacer bromas pesadas, incluso en público (como en este blog).

Por otro lado, se cuidan cuando están enfermos, borrachos o crudos. Y algunas veces se pelean por ver a quién le toca apagar la luz antes de dormir.

Claro, también pueden ponerse un poco más creativos en ciertos momentos…y en la mañana pueden verse sin maquillaje, ¿y sabes qué? no pasa nada. Aunque tampoco hay que despreocuparse por completo del arreglo personal.

Se dan unos atracones de comida juntos ¡y les encanta! Y hasta pueden intercambiarse ropa…bueno, tú mujer puedes ponerte su ropa, a él probablemente no le vaya bien la tuya.

Y esto hay que decirlo, aguantarse algún “gasesillo” ya no es un inconveniente como antes.

El caso es que tampoco hay que ser unos salvajes, pero está bien perder algo de pena, a nosotros nos funciona, en serio, te lo dice La Moccatta.

 ¡Tu Nexo De ahora es Tuiris! Suscríbete y sigue nuestras ocurrencias. ¡Nos vemos!

 

Sneak Peek del Ep 14 de #LaMoccata: “Pareja y O Vergüenza”

BTS03
Mitrani molestando a La Moccata, sólo porque le gusta hacerlo…

¿Cuánto tiempo llevas con tu pareja?

¿Recuerdas cómo muchas cosas te daban “penita” cuando empezaron a salir? Pero hoy hay veces que de plano pierdes toda la vergüenza.  ¡No te pierdas el episodio de este jueves! Y descubré qué tipo de pareja son.

Ep. 13 Videoblog: ¡PÁSELE MARCHANTE!

¡Pásele marchante! ¿A quién no le gustan los tianguis? De lunes a domingo nos esperan en distintos puntos de la ciudad de México, con su variedad de sabores, colores, productos y el eterno vaivén de personas.

Fresco y barato, aquí lo que importa es ubicar tus puestos favoritos, para comprar la fruta de temporada, el pollo, la carne, ¡los quesos! Amo el queso.

Además, uno hace plática y entiendes el trabajo que implica tener un puesto en el tianguis, el tiempo que dedican y cómo muchas veces la chamba la sacan entre familia.

La palabra “tianguis” proviene del náhuatl tiānquiz(tli), que significa “mercado”, y existen en Mesoamérica desde la época prehispánica.

Nosotros vamos al tianguis dos veces por semana… bueno, mi esposo sólo va al del domingo por su gordita de chicharrón. Y para mí, un sopesito de queso con pollo o un tlacoyo de requesón. ¿Ya se te hizo agua la boca? Y no puede faltar un jugo de naranja con betabel, para acompañar (y de 1 litro, además).

Ir al tianguis es todo un ritual, hay que armarse del equipo necesario (una buena mochila), llevar cambio, salir temprano… y en nuestro caso detenernos dos minutos a ver a los perros del señor que los baña en su camioneta, justo enfrente del tianguis… ¡porque me encantan!

Algunas personas no les gustan los tianguis porque siempre está lleno, o porque no les gusta comer en la calle (¿en serio?). ¡Pero a mí me fascinan!

Mi mamá me llevaba de chiquita en Guadalajara y no sólo salía con juguete, me comía una quesadilla en el puesto de “Don Chavelo”. Todavía voy de vez en cuando al Tianguis del Sol, cuando vuelvo a Guadalajara; ya no está Don Chavelo, pero sus hijos, nueras y nietos siguen cocinando, igual de rico, las quesadillas de champiñones y las doraditas de costilla que tanto nos gustaban a mí y a mi mamá.

Así que para mí, el tianguis es una tradición… y una muy buena por cierto, en serio, te lo dice La Moccata. Y tú, ¿tienes un tianguis favorito? ¡Suscríbete! Y nos vemos en el siguiente episodio.