Ep. 15 del Vlog: ¿Qué te enseñó tu abuela? El legado de la matriarca

 

 

¿Qué lecciones te dejó tu abuela? Estuve visitando a la familia y me pregunté ¿Quién nos mantiene unidos? ¿Quién nos invita a comer? ¿Quién nos da consejos y regaña? ¡Las abuelas!

¿Sabías que cuando tu abuela estaba embarazada de tu mamá, tu mamá ya tenía dentro todos los ovocitos que iba a producir durante toda su vida?

De cierta forma, tú también estuviste en el vientre de tu abuela, así que hay una conexión especial.

Deberían ser inmortales, ¿no? Pero no lo son y cuando se nos van nos dejan un vacío, pero también muchos recuerdos.

Yo todavía tengo a mi abuela Yoly, a quien secretamente le digo “abuela sauce”, porque me recuerda al personaje de la abuela de Pocahontas (ni ella lo sabe). Hoy quiero expresarle algo que, también, voy a compartir contigo, para que recuerdes a tu abuela.

Volver a casa me emociona porque también es volver con mi abue. Con la que me enseñó a cantar, a bajar las escaleras sentada para que no me cayera, la que se divertía disfrazándome. La que me compartió secretos en la cocina, la que me consolaba cuando gritaba ¡no me quiero ir!

Ha sido una figura esencial, una matriarca sabia, a veces estricta con ella misma y con los demás, pero procurando la felicidad de la familia.

Admiro su coraje, su fuerza, su valor, su tenacidad.

Me ha guiado y amado, aun cuando no está de acuerdo con todas mis decisiones, y escuchando su historia de vida, entiendo de dónde vienen muchas cosas.

Espero que no se preocupe por mí, estoy bien, estaré bien. Encontré lo que me toca hacer en esta vida, y también con quién compartirlo.

Y a ti, ¿qué te enseñó tu abuela? ¿Aún la tienes? Apapáchala. Ya no está, recuérdala y hónrala. ¿No la conociste? Pregunta por ella y reconstruye su historia, comprenderás parte de la tuya, en serio, te lo dice La Moccata.

¡Compárte el mejor consejo que has recibido de tu abuela! Se generoso, nunca sabes a quién le puede servir.

Sigue esta y otras historias en TuIris donde #LaMoccata tiene su vlog!

Anuncios

Reflexión: Ni matriarcado ni patriarcado…equilibrio

Y de pronto me quedó muy claro que es vital romper con los matriarcados y patriarcados familiares y buscar un equilibrio entre ambas energías, para sanar TODO el linaje, tanto por el lado de la madre como del padre, hacia atrás y hacia adelante.

Cuando un matriarcado domina sobre todo lo demás le resta poder al hombre y lo relega a una energía masculina desequilibrada, de ahí su deseo por controlar y oprimir. Sucede lo mismo con el patriarcado, la mujer pierde su poder y se estanca en una energía femenina que carece de balance, por lo que pierde la conección con su interior y busca llenar el vacío con lo que sólo existe en el mundo exterior.

Es vital que ambos géneros rompan los patrones y paradigmas que no les permiten ser plenos, recuperen su poder y reconozcan y armonicen el femenino y masculino en su interior.

La Moccata, #MujerMedicina

tumblr_o1j6y8p3xk1ucok3no1_500

Y entonces…¿Qué significa “Moccata”?

Mi nombre es Mónica, pero muchos me conocen como “La Moccata” (con acento tónico en la “o”). Me presenté bajo este seudónimo por primera vez hace varios años en algunas páginas de internet a las que me suscribí. En aquella época, jamás imaginé que este apodo iba a llegar tan lejos, al grado de convertirse en mi marca personal.

En más de una ocasión me han preguntado si “La Moccata” hace referencia al café moca (mocha o moka). No, estimado lector, sí es una de mis bebidas favoritas pero no la razón por la que decidí llamarme así.

coffee-983955_640
café, @pixabay

En realidad este apodo tiene una historia muy sencilla y simpática. Mi esposo y yo empezamos a salir juntos cuando apenas teníamos 16 años. En una ocasión fui de visita a su casa y me encontré con mi suegro. Para contextualizarlos, les comparto que mi suegro es un hombre muy pragmático, amoroso y particularmente relajado, lo cual contrasta a sobremanera con su esposa, una italiana muy alegre y sumamente activa, ¡todo un remolino! Sin más y sin haberlo esperado, me dijo: “En esta casa a las Mónicas se les dice Moccata”. Me quedé con el ojo cuadrado y la mente en blanco, porque además tampoco hacía tanto tiempo que empezaba a salir con su hijo.

IMG-20150923-WA0013
Mis suegros

Después conocí el trasfondo de “la moccata”: cuando su hijo mayor estaba pequeño, tenía una niñera llamada Mónica, a la cual le costaba tanto trabajo llamarla por su nombre que simplemente le empezó a decir Moccata. Fin de la historia.

Yo ya había recibido anteriormente varios apodos, claro está que como todos ellos surgieron durante la secundaria y primeros meses de prepa…digamos que no eran precisamente los más amigables como para adoptarlos. Sin embargo y por alguna razón que honestamente desconozco, “moccata” resonó conmigo y le tomé cariño. Tal vez se deba a que incrementó mi sentido de pertenencia a la familia de mi esposo, a la cual amo y adoro; es una familia hermosa, unida y vibrante. El caso es que la primer navidad después de haber sido llamada “la moccata”, o “moccatita” como muchas veces me dice mi suegro, el regalo de navidad que les di a mis suegros llevaba esta firma, fue la manera en que el seudónimo se volvió oficial.

Así, 14 años después de aquel encuentro, “La Moccata” se ha convertido en mi firma, mi avatar, mi alter ego, mi proyecto de vida. ¡¿Quién hubiera pensado que la tierna torpeza de un niño produciría algo así?!

La Moccata

…o Moccatita (advierto que sólo mi suegro puede llamarme así)

CoverMoccata_09

 

Día de la Madre

Diamama02
Generaciones, Pixabay

Detrás de ti hay una cadena de mujeres fuertes y poderosas que te guiaron hasta el ser que eres ahora. Si hay algo que perdonar, perdona. Si hay algo que agradecer, agradece. Acepta a cada una de ellas por quienes son o fueron, y por quienes no son y no fueron también.

En este 10 de mayo recuerda honrar no sólo a tu mamá, sino a todo tu linaje femenino y permítete sanar su historia a través de la tuya.

La Moccata