“Sororidad como nuestra mejor arma”

Dicen que “la sororidad es nuestra mejor arma”… pero, ¿qué implica la sororidad? Más allá de la amistad entre mujeres y de reunirse a compartir, la sororidad es lo que hacemos, sí, pero también lo que dejamos de hacer:

Dejar de competir, dejar de juzgar. Dejar de creer que “una es mejor que la otra”, porque recorremos caminos distintos y aprendemos distintas lecciones.

Dejar de medirnos por estereotipos culturales, religiosos y políticos.

Dejar de decir “se lo buscó”, “por eso le pasan las cosas”, “eso te sucede por hablar”.

Dejar de preguntar “¿qué llevabas puesto?” o “¿qué hiciste para provocarlo?”.

Dejar de cuantificar la feminidad, la maternidad, el emprendimiento y el feminismo bajo estándares que no nos competen y más bien nos aíslan.

Dejar de esperar que las demás actúen, piensen, hablen, se vistan, desvistan, respiren como yo.

Dejar de llamarnos por nombres que ofenden… a una, a ella, a “esa”, a las otras, a nosotras, a todas.

Dejar de ausentarnos las unas de las otras, para estar realmente presentes.

¡Sororidad compañeras! ¡Sororidad! Y con nuestros compañeros varones, solidaridad y equipo.

La Moccata

FraseLM_42

Vlog “¿Feminismo o Misandria? ¿Cómo identificarlo?

¿Para ti, como es una persona auténticamente feminista, sin misandria, sin extremos?

¿Cómo considero a una “persona feminista”?

Frase_342

Siempre me ha hecho ruido cuando alguien dice, casi casi con espanto e indignación, que no es feminista. Me pongo a pensar, si se trata de una mujer: ¿No te gusta acaso tener derecho a la propiedad privada o tu propia cuenta bancaria sin tener que pedir permiso a tu esposo, padre o hermano? ¿Poder estudiar si así lo deseas? ¿Tener la opción de trabajar, ser ama de casa, o ambas? Simplemente… ¿tener opciones? Porque a final de cuentas eso se lo debemos a miles de personas, tanto hombres como mujeres, que han trabajado por la equidad de género desde el movimiento feminista.

Cuando me preguntan si soy feminista digo que sí, pero cuando me preguntan cosas como: ¿odias a los hombres?, ¿crees que eres mejor que ellos?, ¿tú quieres que el mundo sea gobernado por las mujeres?, ¿consideras que tienes derechos sólo por ser mujer? Mi respuesta es:

No soy radical o androfóbica, considero que tengo derechos por SER Y ESTAR AQUÍ Y AHORA, como tú, como ellos, como nosotros.

6b635c55552269f6d5967672e847dae4

Me desagrada el término “feminazi”, sin embargo, coincido en que muchas personas utilizan la bandera del feminismo para su propio beneficio, desprestigiando la labor de muchas generaciones e individuos. Creo que una persona feminista, desde la definición del concepto actual y no desde lo que le conviene, entiende:

  • Que para exigir derechos hay que respetar los de los demás. El respeto y empatía son la base para cualquier convivencia sana.
  • Que no necesitas menospreciar, agredir o pasar por encima de nadie para probar tu punto o valía.
  • Que es importante amar y respetar tu cuerpo, lo cual incluye aceptarte, pero también llevar una alimentación adecuada y hábitos que cuiden tu salud. Los músculos no te hacen “más o menos hombre”, el peso no te hace “más o menos mujer”.
  • Que está bien atender tu aspecto físico, siempre y cuando no lastimes tu cuerpo o de ello dependa tu autoestima y amor propio. Usar o no maquillaje o tacón no te hace “menos o más mujer”. Usar o no productos de cuidado personal no te hace “menos o más hombre”.
  • Que la feminidad no está peleada con el feminismo.
  • Que trabajos y sueldos equitativos deben ir en función de los méritos, fortalezas y debilidades de una persona, no de su género u origen.
  • Que ser “dama” o “caballero” no depende de cómo trates a un sector en particular, sino de cómo te trates a ti y a TODOS los demás.
  • Que para lograr un verdadero cambio necesitamos de la participación y el reconomiento y respeto de todos.

e71af61120ec561ea073018b0f043bc5

  • Que es importante prepararte para independizarte, pero que lo más solidario y funcional es repartirse las responsabilidades y gastos de manera equitativa.
  • Que todos tenemos derecho a nuestra propia opinión y gustos.
  • Que lo justo sería que tanto hombres como mujeres tengan acceso a licencia laboral por paternidad y maternidad.
  • Que no eres ni más ni menos que nadie.
  • Que no mereces nada por el simple hecho de pertenecer a un género en particular.
  • Que está bien expresar cómo te sientes, llorar y trabajar con tus emociones antes de que salgan como en una olla exprés, hiriéndote a ti y a los demás.
  • Que es válido pedir ayuda, preguntar o apoyarte en alguien más.
  • Que tienes derecho a que tu cuerpo sea respetado, y la obligación de respetar el de los demás.
  • ¡Que no tienes que cargar con toda la responsabilidad! El trabajo en equipo hace la diferencia.
  • Y no sé si esto sea o no feminista, pero yo creo que la respuesta no está ni en el patriarcado ni en el matriarcado, sino en un sistema en el que ambos tengan derechos y responsabilidades de manera equitativa, según las fortalezas y debilidades de cada individuo, independientemente del género.

frame-2028075_1280

¡Ya sé que suena utópico! Y sé que hay muchas personas que se llaman “feministas” y no creen en nada de esto, y me parece terrible que el concepto se tergiverce tanto, lo cual sólo ha conducido a mayor odio, resentimiento y segregación de ambas partes. Me aterra ver a mujeres negándose a ellas mismas y a su naturaleza y culpando a los hombres de todos los males del mundo. La generalización de los géneros (vaya cacofonía) me resulta ignorante. Me preocupa escuchar los comentarios de hombres que aún consideran a la mujer un ser inferior, que sólo sirve para la cocina, la cama y tener quietos a los niños.  Y si, también me da miedo andar sola por la calle de noche y confieso que en el metro he dejado de usar vestido y falda. Pero también creo que muchas cosas fueron utópicas antes de lograrse, así que mejor me pregunto qué puedo hacer yo, desde mi ser, desde mi trabajo, desde mis posibilidades.

Mi esposo y yo trabajamos, los dos aportamos a los gastos, las tareas domésticas las dividimos y nos esforzamos para tener suficiente tiempo libre para convivir entre nosotros y con nuestra familia y amistades, juntos o separados. Valoramos y reconocemos la chamba de cada uno. Siempre tratamos de hablar las cosas y de tomarnos en cuenta ante una decisión que nos afecte a ambos. Claro, también nos peleamos y hay muchas cosas en las que no coincidimos, entonces buscamos la manera de llegar a acuerdos comunes por el bien de los dos. No sabemos si vamos a tener hijos, pero sabemos que si los tenemos va a ser responsabilidad de los dos, y que nos gustaría inculcarles la importancia del respeto, el amor y la equidad.

8 de marzo

“Que el día de hoy sea para recordar el movimiento de la lucha de la mujer, por todo lo que se ha logrado y lo que nos falta por lograr, entendiendo que no se trata de estar por encima de nadie, sino de buscar juntos, hombres y mujeres, la equidad.”

#LaMoccata

Reflexión: Ni matriarcado ni patriarcado…equilibrio

Y de pronto me quedó muy claro que es vital romper con los matriarcados y patriarcados familiares y buscar un equilibrio entre ambas energías, para sanar TODO el linaje, tanto por el lado de la madre como del padre, hacia atrás y hacia adelante.

Cuando un matriarcado domina sobre todo lo demás le resta poder al hombre y lo relega a una energía masculina desequilibrada, de ahí su deseo por controlar y oprimir. Sucede lo mismo con el patriarcado, la mujer pierde su poder y se estanca en una energía femenina que carece de balance, por lo que pierde la conección con su interior y busca llenar el vacío con lo que sólo existe en el mundo exterior.

Es vital que ambos géneros rompan los patrones y paradigmas que no les permiten ser plenos, recuperen su poder y reconozcan y armonicen el femenino y masculino en su interior.

La Moccata, #MujerMedicina

tumblr_o1j6y8p3xk1ucok3no1_500

“Tejer realidades”

Los círculos de mujeres ayudan a tejer realidades que día a día transforman al mundo

La Moccata #MujerMedicina

l0hlquyjrpjmlo2qm
Animación: Firma digital “TheGlitch”, Tumblr

¿Por qué brujas?

Siempre me pregunté por qué nos llamaban brujas, hasta que un día entendí que sencillamente no saben cómo explicar que estemos tan conectadas con el universo y la Tierra.

La Moccata, Cofundadora y CM de #MujeresMedicina

3oz8xs9n5tzsts6i2c

Animación de Giphy

Reflexión de la semana: “Desmantelar los muros”

No importa lo que haya sucedido, o a quién tenemos en mente para culpar, al final somos nosotros quienes construimos los muros que nos aíslan…Es hora de desmantelarlos, para sentir, para ser libres, para amar, para despertar esa existencia que llevamos dentro y que busca  salir desesperadamente.

Es hora de permitirnos ser vulnerables, una vez más, como cuando éramos niños…bienvenida de nuevo, Moccatita, fuera del muro.

La Moccata

12800234_757951484304439_5082726569429638127_n

Imagen de Lola Vendetta, conoce su trabajo aquí.