2020: EL AÑO DE LA DONCELLA

MoonMother Moccata_03

Como dice la canción, “no sé tú, pero yo no dejo de pensar…” El año pasado llegó a mí como un torbellino, con muchos cambios y decisiones. Fue un año que me obligó a bajar el ritmo (pese a mi resistencia), resguardarme un poco y reflexionar sobre el camino andado y las próximas curvas de la vida. Fue como si me hubieran retirado parte de la energía que tenía reservada para la actividad física, para dedicársela de lleno a la actividad psíquica. Es decir, estuve un año pensando, pensando.

Pensaba sobre dónde estaba parada y qué rumbo tenía que tomar; pensaba sobre el aprendizaje de los últimos 5 años, la última década, ¡los últimos 20 años! Y en un abrir y cerrar de ojos llegó el 2020, “El año de la doncella”, como le decimos en la Comunidad de la Womb Blessing®, iniciada por la maestra Miranda Gray.

Las mujeres tenemos un ciclo natural, ligado con el ciclo de la Tierra a través de sus cuatro estaciones y con el ciclo de la luna en sus cuatro fases. Además, como dice Miranda:

Si somos parte de la Comunidad de la Womb Blessing® (cualquier persona que haya recibido una bendición de útero, ya sea en una sintonización mundial o en persona) entonces también tenemos la influencia del arquetipo de la Womb Blessing. Cuando este movimiento inició en el 2012, entramos al mundo con energías de la Doncella porque este arquetipo está asociado con los comienzos.

De ahí siguió el arquetipo de la madre (nutrir proyectos y relaciones), para finalizar con el de la hechicera y la bruja (ir hacia adentro para poner límites y reflexionar).

Este 2020 llega una vez más la era de la Doncella. Ella es la luna creciente que se expande hacia afuera; es la diosa virgen Artemisa que corre libre por el bosque; es la primavera con los capullos que se abren y la coquetería de la fauna. Ella es el espíritu de la joven que se enfoca en los nuevos comienzos. Hoy empieza, además, la luna creciente.

Después de la oscuridad del invierno interior y exterior es tiempo de aterrizar esos sueños olvidados y viejos proyectos, para traerlos de nuevo a la luz y manifestarlos. Así que esta noche date la oportunidad de escribir sobre tus propósitos para este año, qué necesitas hacer para alcanzarlos, para qué, ¡y calendariza!

Que este año de la Doncella sea tu año de expandirte hacia afuera, como la luna en cuarto creciente. ¡Feliz manifestación!

La Moccata, terapeuta Moon Mother

Tiempo de cosecha

Sep17_FBI
Todavía persiste en el aire la energía de la luna llena que inició el pasado viernes. La luna llena es una época para cosechar lo que sembraste en el ciclo anterior, el momento ideal para ver los resultados de las decisiones que tomaste y las acciones que emprendiste. Por ello, hoy te invito a hacer este ejercicio de introspección:
  • ¿Qué cambios has observado en tu último ciclo o mes?
  • Nota si percibes o no algo distinto en tu cuerpo físico, en tus emociones, en alguna situación en tu vida, en tus hábitos diarios, en la relación que tienes contigo y con los demás.
  • Observa lo que había o era antes, lo que hay o es ahora y cuál es el efecto o resultado de ese cambio o situación nueva que surgió o que creaste.
De ser posible, escribe tus respuestas para aterrizar mejor tu proceso. Con esta introspección puedes ir viendo qué es lo que quieres seguir logrando y cosechando próximamente, así como qué puedes hacer en caso de no haber obtenido los resultados deseados, y cuál pudiera ser la lección detrás de ello. La luna menguante inicia este sábado 21 de septiembre, por lo que si puedes hacer este ejercicio antes mejor. Escríbeme si deseas acompañamiento de mi parte para saber cómo profundizar en la observación de tu naturaleza cíclica
Por mi parte, en este balance descubrí que todo lo que estoy cosechando en este momento es el resultado de haber sembrado una intención en particular hace varios  meses. Es impresionante cómo en el momento en que se toma una decisión y se llevan a cabo las acciones para ello la rueda comienza a girar y las cosas simplemente suceden. De pronto parecen retos imposibles, me estreso y pierdo mi centro. Finalmente, después de la lección viene el agradecimiento, y desde ahí es posible crear nuevas posibilidades, ver todo desde una nueva perspectiva y comprender cómo cada cambio o nueva situación ha sido a mi favor y para mi  propio bien, incluso si en el momento requiere que salga por completo de mi zona de confort.
Mónica Elena Cárdenas Mejía – La Moccata, terapeuta Moon Mother®
lamoccata@gmail.com

¿Después del eclipse qué? El “bajón” de la oscuridad y el posterior ascenso

solar-eclipse-1482921_640

 

¿Y a ti… te dio un “bajón” el eclipse? ¡A mí sí! Entonces, ¿qué sigue ahora?

El reciente eclipse solar fue intenso en muchos sentidos, y a muchas personas nos movió de formas muy diversas. Vi mucha información previa al suceso: que si la radiación, que si el acomodo de los astros, que apagaras los electrónicos, que no salieras a verlo, y muchos otros etcéteras que bombardearon las redes sociales, correos y, por supuesto, “San Whats App”.

Ante tanta información, me descubrí sintiendo un cierto rechazo hacia al suceso. Realmente no quería saber nada de él, aunque sí sentía curiosidad. Lo cierto es que en este rincón germano el eclipse no se vio, pues fue sólo para el otro lado del charco. Lo que sí me quedó muy claro es que la otra Moccata decidió hacer acto de presencia y hacer de las suyas. Hablo de la Moccata Oscura, “la Kali”, la del arquetipo de la hechicera que de pronto se mezcla con la de la sombra, la del ego, la de los miedos, la del “monstruito depresivo” que vive en el bosque de mi mente.

Anduve cansada, irritable, vulnerable, a la defensiva. Me dolía la cabeza y tenía náuseas, olas de frío y calor… hasta pensé «¡Madre mía, Moccatita ¿no estás embarazada, verdad?!» Reaccionaba con cualquier cosa y definitivamente tuve muy poca tolerancia hacia todo aquello que no me parecía; incluso salieron a la luz aspectos de ciclos que ya consideraba cerrados.

Fue muy frustrante, sobre todo porque siento que los últimos dos meses he estado haciendo un bello y profundo trabajo de reencuentro y reconexión conmigo misma, con mi pareja, con mi esencia, aprendiendo a soltar y disfrutando el proceso, viajando, dándome el tiempo para ser creativa… Entonces, ¿por qué carambas se le ocurría a la Moccata Oscura salir ahora?

Sigue leyendo

La mujer, como la luna, es cíclica 🌓🌕🌑🌗

Observar tu naturaleza cíclica femenina y descubrir cómo influye en tus emociones, tu energía, tu productividad y creatividad, y hasta en tus relaciones, es un paso importante en el viaje hacia el reencuentro contigo misma. Conéctate con tu luna y encuentra en esa interconexión algunas de las respuestas que buscas.

#LaMoccata  #DiarosLunares

FraseLM_22

“Menstrúo, pero no estoy loca”. Cap 1: Luna Blanca vs Luna Roja, ¿madre o hechicera?

meet-the-moon-prints
Arte de Christian Schloe, en Society6

¿Has observado en qué fase lunar ocurre tu periodo #menstrual? Sí, lo sé. La primera vez que me lo sugirieron también pensé que se trataba de una locura, de charlatanerías, de pura tarugada pues. Es curioso el nivel de resistencia que presentamos ante algo desconocido que cimbra bruscamente nuestras ideas y creencias… pero un día comencé a utilizar la copa menstrual y, con ello, emprendí un largo camino hacia el redescubrimiento de mi naturaleza cíclica.

Vayamos al grano. En su libro «Luna Roja», Miranda Gray explica:

La #menstruación suele producirse aproximadamente cuando hay luna llena o nueva. La ovulación, que ocurre con la luna llena, determina el ciclo de Luna Blanca… al coincidir la energía fértil femenina y la de la luna llena, representa una gran oportunidad para que las fuerzas creativas de la mujer se expresen en la concepción…

El periodo en que la ovulación coincide con la luna nueva corresponde al ciclo de la Luna Roja… (el cual) se centra en el desarollo interno y la manifestación del mismo, y no hacia la expresión de las energías de la procreación y el mundo material.

bc4df372e62b19789ab1c017324cebe7
Búsqueda en Google

7 años después de que comencé aquel viaje de redescubrimiento, comprendo que en mis años de ‘Luna Roja’ aún no sabía lo que quería, estaba buscándome a mí misma, tratando de descifrar desesperadamente mi lugar y misión en este tiempo y lugar. Ahora, que tengo mayor claridad sobre lo que quiero, he trascendido al ciclo de ‘Luna Blanca’, pues ahora es tiempo de sacar lo que llevo en mi interior en forma de hijos-proyectos y de servicio.

Seguiré volcando a mi interior, pero ahora será con la intención de rescatar mi creatividad e intuición, con el fin de darles uso en el mundo físico. Muy probablemente, conforme me acerque a la #menopausia, volveré al ciclo de ‘Luna Roja’, para comenzar el proceso de redescubrimiento una vez más. Será una nueva etapa de mi vida, y le daré la bienvenida, aunque cueste trabajo, pues como dice Miranda:

Ambos ciclos son la expresión de las energías femeninas, y ninguno es mejor que el otro… tal vez compruebes que los tuyos cambian su orientación, entre el de la Luna Blanca y el de la roja, según tus circunstancias personales, ambiciones, emociones y metas.

A final de cuentas, estoy convencida de que nunca dejamos de conocernos y aprender, pues de eso se trata la vida, ¿no lo crees?

#LaMoccata