Hoy, más que nunca, agradezo ser Moon Mother® y Mujer Medicina

Mar19_FBI

Lo confieso, yo también estoy nerviosa y preocupada por lo que está sucediendo en mi país y en el mundo. Me apuran sobre todo las personas a las que amo, mi esposo que aún tiene que salir a la calle a trabajar, la gente mayor y quienes son más vulnerables. Reconozco que quedarme en casa es lo mejor, para mi familia y para la comunidad. Pero me pregunto qué hará Doña Ofelia, a quien le compro quesadillas y café, cuando no tenga clientes y no pueda pagar la renta. Me pregunto qué hará el viejito de los abarrotes, que acaba de emprender otro negocio, tras cerrar el que lo sostuvo durante más de 40 años. Qué hará la pareja mayor de la papelería en donde imprimo los materiales para las sesiones con mis pacientes.

Y entre tanta preocupación, hago un espacio para volver a mí, para reconocer quién soy y lo que puedo hacer desde casa para ayudar a traer amor y compasión al mundo en este momento, mientras protejo la economía familiar de mi hogar para sostenernos en este tiempo de ‘guardado’. Al inicio de este año pasé por una prueba muy difícil, una que me llevó a reconocer mi camino y las herramientas de las que dispongo y de las que sigo aprendiendo.

No lo sabía entonces, pero hace 10 años que me encontraba en una etapa de mucha confusión inicié un camino hacia mi propia sanación, para, desde el trabajo constante de la búsqueda y el aprendizaje, acompañar eventualmente a otras personas en sus propios procesos de sanación.

Hace unas semanas recibí el nivel 3 de Moon Mother®, así como el papel de Moon Mother® Mentor por la maestra Miranda Gray, ¿eso qué quiere decir? ¡Que ahora dispongo de más herramientas para trabajar conmigo misma y con las personas que acuden a mí! Quiere decir que puedo compartir más de lo que he recibido, de lo que he experienciado en mí misma, de lo que he visto que me funciona a mí, y a quienes acuden a mi consulta o sesiones grupales. No estoy aquí para enseñarle a nadie cómo vivir su vida, sólo compartir mi experiencia, que es todo.

¡Hoy, más que nunca, agradezco ser Moon Mother ® y Mujer Medicina! Para recordarme que tengo lo necesario para enfrentar esta situación, con amor y compasión, hacia mí misma y hacia los demás, para ir adentro, ir a casa y compartir desde ahí lo que tengo y puedo ofrecer.

Recordarme sobre todo que, en momentos en que se asome la angustia y el miedo, sólo tengo que pausar, respirar, estar presente, apoyarme de quienes amo, compartir, hacer uso de las herramientas, y seguirle dando, que detrás de todo esto hay mucho, muchísimo aprendizaje, para todos. Como dice Naoko Takeuchi, en su obra más famosa:

I beg you star in my heart, please keep shining. Give me strength.

A partir de la siguiente semana estaré ofreciendo sesiones en línea (a un costo menor al habitual) a quien necesite acompañamiento en este momento. Mándame un correo a lamoccata@gmail.com si tienes dudas o si deseas agendar una sesión.

Visita mi post “¿Qué puedo ofrecerte como Moon Mother a distancia en estos momentos de ‘guardado’?” para que conozcas las distintas sesiones y medicinas.

En la imagen, recostada en el espacio que las Moon Sisters nos adecuaron como Santuario, para descansar mientras integrábamos el trabajo de los 4 intensos días de talleres. ¡Gracias infinitas!

Foto por la talentosa Elke Dona-Dio, gracias por tu vibrante energía que nunca paró de emitir luz y dinamismo durante el tiempo que compartimos.

Con amor, La Moccata, Moon Mother® N3 y Mentora, Mujer Medicina

¿Qué puedo ofrecerte como Moon Mother® a distancia en estos momentos de ‘guardado’?

MoonMother Moccata_05

¿Qué es una Moon Mother®?

Imagina a una mujer de pie frente a ti, bañada en luz de luna.

Está radiante bajo la luz blanca plateada y en sus palmas descansan dos lunas llenas. En la frente lleva una estrella blanca, en su corazón lleva un cáliz de plata rodeado por una luz de color rosa pálido, y a la altura de su útero hay un caldero dorado que irradia luz y contiene los océanos del mundo.

De su útero crecen raíces doradas que desaparecen en la profundidad de la Tierra. Esta mujer es serena, completa, fuerte, suave y amorosa.

Es una Moon Mother que sostiene la energía de la Bendición.

Texto por Miranda Gray

 

Entonces, ¿qué puedo ofrecerte como Moon Mother® a distancia en estos momentos de ‘guardado’ para acompañarte en tu proceso?

🤲 Sanación de útero: curación práctica suave y relajante en los tres principales centros de energía femenina (diferente al sistema de chakra) y en puntos de energía específicos en el cuerpo femenino que se relacionan con las energías de los cuatro arquetipos femeninos.

🤲Sanación del alma femenina: “Equilibrar la Energía Femenina” en los puntos energéticos y arquetípicos de nuestros portales, empleando los símbolos de sanación de Moon Mother®.

🤲 Energizador del caldero: Una manera rápida de enfocar la energía de lo Divino Femenino en el centro energético del útero de una mujer, para energizarlo.

🤲 Símbolos de sanación de Moon Mother®: compartiendo símbolos de luz, amor, paz y esperanza.

Recuerda, “las Moon Mothers ESTAMOS ahí para ayudar a las mujeres, y podemos ofrecer estas bellas sanaciones a distancia! Mándame un mensaje privado para agendar una sesión o atender las dudas que tengas sobre las distintas herramientas que puedo compartirte.

Con amor, La Moccata, Moon Mother® N3 y Mentora, Mujer Medicina

Si te interesa cualquiera de estas sesiones  a distancia escríbeme a lamoccata@gmail.com

 

Enraízate: sabiduría mientras surge la magia

vlcsnap-2019-10-03-12h13m28s989

En momentos como éstos, con tanto movimiento ocurriendo dentro y fuera de nosotros en pleno cambio de estación, se hace necesario sabernos sostenidos. De pronto necesitamos sentir la seguridad de que nuestras decisiones y nuestro andar son para nuestro mayor bien. Te comparto este ejercicio para conectar con tu tierra:

Visualiza que eres un árbol, y que de las plantas de tus pies comienzan a crecer las raíces y entran en la profundidad de la tierra, pasando por las capas de cemento, las de los mantos acuíferos y llegando al centro de la Tierra donde te aguarda un enorme árbol, lleno de flores y frutos rojos, que descansa sobre la melena de una mujer vieja y antigua. Imagina que tus raíces se unen a las ramas de ese árbol y que la vieja del centro de la Tierra te regala energía dorada. Ella te sostiene, ella te apoya. Es la Tierra, son tus ancestros, es la primera mujer y el primer hombre, somos todas nosotros, es la personificación de la divinidad o filosofía en la que crees y te acompaña, SIEMPRE.

Con esa consciencia, siembra la intención de tener el don de la sabiduría en tu andar mientras permites que surge la magia. ¿Eso qué quiere decir? Que esa sabiduría te ayudará a tomar las mejores decisiones y acciones, mientras la magia se manifiesta en aquello que pediste, no limitándola a que se dé justo como lo solicitaste, sino permitiendo que te sorprenda.

Mónica Elena Cárdenas Mejía – La Moccata

¡UY, TERAPIA, QUE MELLO!

miedoterapia

 

Me resulta curioso cómo todavía, hoy en día, el acudir a terapia sigue siendo tan estigmatizado por algunas personas. He visto, con algo de pena y tristeza, cómo hay quienes lo consideran una pérdida de tiempo y dinero. No todos resuenan con ello, eso me queda muy claro y hay que respetarlo. Pero hay que ser muy sinceros en cuanto a nuestra negativa. En esta sociedad del esfuerzo y la acción sin pausa hemos aprendido que pedir ayuda es una señal de debilidad, cuando en realidad se requiere de mucha humildad y valor para reconocer en qué momentos sentimos la necesidad de ser acompañados por alguien más en nuestros procesos personales. La terapia no es más que eso, un acompañamiento por parte de alguien que puede ver desde fuera una situación en la que nosotros estamos tan metidos que no podemos ver más allá de lo inmediato. No siempre podemos ser objetivos cuando se trata de nosotros.

Cuando alguien acude a las sesiones de wombblessing (mujeres) o el regalo (hombres) me gusta escuchar sus razones de por qué tomaron la decisión de hacerlo. La respuesta siempre tiene que ver con un anhelo que no se ha cumplido o algún aspecto con el que llevan trabajando ya mucho tiempo y para el cual necesitan una nueva perspectiva. ¿Y saben una cosa? Las y los sanadores también necesitamos este tipo de acompañamiento para poder contenernos a nosotros mismos y, desde ese lugar de la búsqueda de equilibrio, poder contener y estar para alguien más que acude a nosotros. No temas pedir apoyo, pedir una perspectiva, o un acompañamiento para tu propio proceso de sanación. Yo este viernes emprendo mi aventura con otra sanadora, para trabajar dos aspectos personales. Ya iré compartiendo el proceso. Peace out!

– Mónica Elena Cárdenas Mejía – La Moccata