Cotidianidades de Portugal. Cap 6: El Barrio de Intendente

Existe una comunidad vibrante y llena de vida que experimenta Portugal desde una perspectiva distinta, los migrantes. Africanos, hindúes, chinos, coreanos y latinoamericanos, todos convergen en barrios cercanos que huelen a curry, chile y anís, en donde se siguen tradiciones distintas al ritmo de melodías exóticas. Ellos, los que viven en las otras zonas, los que celebran sus fiestas de barrio desde su cultura particular, los que mantienen vivo su idioma, los que se adaptan. Ellos, los que te abren las puertas a sus negocios aun cuando no siempre son bien recibidos, los que te explican con los ojos llenos de nostalgia los deliciosos sabores de su tierra y la manera de comer su comida, exquisita por cierto. Ellos reciben asistencia al migrante, pero sin duda son de los más afectados por la crisis económica.

Y ahí, en donde ellos se reunen, muy cerca del barrio Intendente vivía yo, fascinada por esta mezcla de culturas que hacían de Lisboa una ciudad aún más interesante.

Ensayo de musical "Boollywood No Largo". Barrio de Intendente, Lisboa, Portugal.
Ensayo de musical “Boollywood No Largo”. Barrio de Intendente, Lisboa, Portugal.
Anuncios

Cotidianidades de Portugal. Cap 5: La otra cara de la moneda

Portugal es un país hermoso al que sin duda me encantaría regresar, pero hay una realidad de la que no he hablado y ante la que no se puede ser indiferente: la crisis económica.

En este país tan alegre y sereno no hay trabajo y cuando lo hay normalmente las condiciones son poco favorables; hay huelgas y movilizaciones; todo está a la venta, desde bienes raíces hasta instituciones cuyos servicios deberían ser públicos; mucha gente pide dinero, el músico que toca en la calle, la estatua viviente, la viejecita que vende sus chácharas en la esquina.

Portugal, hermoso país de gente cálida, espero que pueda enfrentar esta crisis, la que existe en el otro lado de la moneda y resulte airosa y con los menores daños colaterales posibles…. Pero ¡Ah Lisboa!

No volverás Lisboa antigua y señorial a ser Morada feudal de tu esplendor ideal…
– Canción Lisboa Antigua, José Galhardo y Amadeu do Vale

Cotidianidades de Portugal. Cap 4: Despacio que no hay prisa

¿Ya dije que los portugueses son muy relajados? Pues lo vuelvo a decir. Uno puede entretenerse mucho más tiempo en la fila del súper porque el encargado está platicando casualmente con el cliente sobre el clima; si te ven apurado o estresado normalmente te hablarán con más calma y con una sonrisa; rara vez tocan el claxon y siempre te dejan cruzar la calle, aunque lo hagas por donde no se debe y cuando no te toca. Eso sí, los trenes corren a tiempo y el almuerzo se sirve de 12 a 3 (ni antes ni después).

Por supuesto, para todo hay excepciones. Hay quienes se desesperan por no entender tu español o intento de portugués y terminan por hablarte en inglés, ¡pero siempre lo hacen de la manera más diplomática posible!

Así, el ánimo sin prisa y con pausa de los portugueses puede resumirse en una pequeña conversación que tuvo Mitrani con el empleado de un Restaurante/Café/Snack Bar:

Mitrani: Disculpe, ¿cierran hasta tarde?

Empleado: ¡Si claro!

Mitrani: ¿Como a qué hora? Para venir mañana

Empleado: mmmm, como a las 10….11 (pausa) tal vez medianoche (sonríe amablemente)

Sintra, Portugal – Foto: Alejandro Mitrani

Cotidianidades de Portugal. Cap 3: Miau, miau…y sí, más miau

¡Las calles de Lisboa están llenas de gatos! Y no debería sorprenderme tratándose de una ciudad europea, pero es que estos peludos felinos son tan comunes que los encuentras incluso en postales, cuadros y hasta en las populares estampas pintadas a mano por los artistas callejeros. Los encuentras paseando tranquilamente por la calle, correteando palomas o recostados sobre los carros; aparecen en los negocios, restaurantes y casas particulares. Los callejeros suelen ser un poco flacos, pero la mayoría de los gatos caseros bien podrían hacerse pasar por Garfield. Gordos, grandes y peludos se muestran arrogantes espiando por las ventanas o los balcones. Por supuesto, cual fiel amante de los gatos me detengo siempre a fotografiarlos o tratar de acariciarlos; incluso puedo ubicar una zona al recordar “oh sí, el restaurante que tenía al par de gatos negros asomados por un balcón, ¡¿cómo voy a olvidar un lugar como ése?! ”.

Lisboa, Portugal - Foto: Mónica Cárdenas
Lisboa, Portugal – Foto: Mónica Cárdenas

Cotidianidades de Portugal. Cap 2: Calle vs Tacón

Lisboa sobresale por sus calles de mosaico y sus elevadas colinas que la vuelven una ciudad más colorida y atractiva. Sin embargo y como nota mental para todas las mujeres que deseen pasear finamente vestidas por Portugal… ¡Aquí NO se camina en tacones! Con estas características tan llamativas de colinas y pisos empedrados (y además resbalosos) resulta una tarea imposible. A menos que seas una experta portuguesa o te muevas en carro recomiendo que no los incluyas en tu equipaje y mejor te dediques a disfrutar del paisaje cómodamente en un par de tenis.

Cotidianidades de Portugal. Cap 1: Primera Impresión

Los portugueses son, como acertadamente los describió Mitrani, “bastante cálidos para ser europeos”. Agradables, relajados y muy alegres tienen algo que te recuerda ligeramente a casa. Hablan mucho, eso sí y bastante rápido para que un extranjero les entienda a la primera, incluso si se trata de un hispanohablante.

No sólo son atractivos, tanto los hombres como las mujeres, sino que además siempre te atienden sonrientes y te despiden con un lindo obrigado. Les gusta mucho la música, el fútbol, la comida grasosa y son fervientes católicos.

Aunque por supuesto a México no lo reemplaza nada Portugal es sin duda un país donde se puede llevar una vida agradable y cálida… ¡pero tal vez demasiado cálida en verano!

Lisboa, Portugal - Foto: Aejandro Mitrani
Lisboa, Portugal – Foto: Aejandro Mitrani