Hoy, más que nunca, agradezo ser Moon Mother® y Mujer Medicina

Mar19_FBI

Lo confieso, yo también estoy nerviosa y preocupada por lo que está sucediendo en mi país y en el mundo. Me apuran sobre todo las personas a las que amo, mi esposo que aún tiene que salir a la calle a trabajar, la gente mayor y quienes son más vulnerables. Reconozco que quedarme en casa es lo mejor, para mi familia y para la comunidad. Pero me pregunto qué hará Doña Ofelia, a quien le compro quesadillas y café, cuando no tenga clientes y no pueda pagar la renta. Me pregunto qué hará el viejito de los abarrotes, que acaba de emprender otro negocio, tras cerrar el que lo sostuvo durante más de 40 años. Qué hará la pareja mayor de la papelería en donde imprimo los materiales para las sesiones con mis pacientes.

Y entre tanta preocupación, hago un espacio para volver a mí, para reconocer quién soy y lo que puedo hacer desde casa para ayudar a traer amor y compasión al mundo en este momento, mientras protejo la economía familiar de mi hogar para sostenernos en este tiempo de ‘guardado’. Al inicio de este año pasé por una prueba muy difícil, una que me llevó a reconocer mi camino y las herramientas de las que dispongo y de las que sigo aprendiendo.

No lo sabía entonces, pero hace 10 años que me encontraba en una etapa de mucha confusión inicié un camino hacia mi propia sanación, para, desde el trabajo constante de la búsqueda y el aprendizaje, acompañar eventualmente a otras personas en sus propios procesos de sanación.

Hace unas semanas recibí el nivel 3 de Moon Mother®, así como el papel de Moon Mother® Mentor por la maestra Miranda Gray, ¿eso qué quiere decir? ¡Que ahora dispongo de más herramientas para trabajar conmigo misma y con las personas que acuden a mí! Quiere decir que puedo compartir más de lo que he recibido, de lo que he experienciado en mí misma, de lo que he visto que me funciona a mí, y a quienes acuden a mi consulta o sesiones grupales. No estoy aquí para enseñarle a nadie cómo vivir su vida, sólo compartir mi experiencia, que es todo.

¡Hoy, más que nunca, agradezco ser Moon Mother ® y Mujer Medicina! Para recordarme que tengo lo necesario para enfrentar esta situación, con amor y compasión, hacia mí misma y hacia los demás, para ir adentro, ir a casa y compartir desde ahí lo que tengo y puedo ofrecer.

Recordarme sobre todo que, en momentos en que se asome la angustia y el miedo, sólo tengo que pausar, respirar, estar presente, apoyarme de quienes amo, compartir, hacer uso de las herramientas, y seguirle dando, que detrás de todo esto hay mucho, muchísimo aprendizaje, para todos. Como dice Naoko Takeuchi, en su obra más famosa:

I beg you star in my heart, please keep shining. Give me strength.

A partir de la siguiente semana estaré ofreciendo sesiones en línea (a un costo menor al habitual) a quien necesite acompañamiento en este momento. Mándame un correo a lamoccata@gmail.com si tienes dudas o si deseas agendar una sesión.

Visita mi post “¿Qué puedo ofrecerte como Moon Mother a distancia en estos momentos de ‘guardado’?” para que conozcas las distintas sesiones y medicinas.

En la imagen, recostada en el espacio que las Moon Sisters nos adecuaron como Santuario, para descansar mientras integrábamos el trabajo de los 4 intensos días de talleres. ¡Gracias infinitas!

Foto por la talentosa Elke Dona-Dio, gracias por tu vibrante energía que nunca paró de emitir luz y dinamismo durante el tiempo que compartimos.

Con amor, La Moccata, Moon Mother® N3 y Mentora, Mujer Medicina

¿Qué puedo ofrecerte como Moon Mother® a distancia en estos momentos de ‘guardado’?

MoonMother Moccata_05

¿Qué es una Moon Mother®?

Imagina a una mujer de pie frente a ti, bañada en luz de luna.

Está radiante bajo la luz blanca plateada y en sus palmas descansan dos lunas llenas. En la frente lleva una estrella blanca, en su corazón lleva un cáliz de plata rodeado por una luz de color rosa pálido, y a la altura de su útero hay un caldero dorado que irradia luz y contiene los océanos del mundo.

De su útero crecen raíces doradas que desaparecen en la profundidad de la Tierra. Esta mujer es serena, completa, fuerte, suave y amorosa.

Es una Moon Mother que sostiene la energía de la Bendición.

Texto por Miranda Gray

 

Entonces, ¿qué puedo ofrecerte como Moon Mother® a distancia en estos momentos de ‘guardado’ para acompañarte en tu proceso?

🤲 Sanación de útero: curación práctica suave y relajante en los tres principales centros de energía femenina (diferente al sistema de chakra) y en puntos de energía específicos en el cuerpo femenino que se relacionan con las energías de los cuatro arquetipos femeninos.

🤲Sanación del alma femenina: “Equilibrar la Energía Femenina” en los puntos energéticos y arquetípicos de nuestros portales, empleando los símbolos de sanación de Moon Mother®.

🤲 Energizador del caldero: Una manera rápida de enfocar la energía de lo Divino Femenino en el centro energético del útero de una mujer, para energizarlo.

🤲 Símbolos de sanación de Moon Mother®: compartiendo símbolos de luz, amor, paz y esperanza.

Recuerda, “las Moon Mothers ESTAMOS ahí para ayudar a las mujeres, y podemos ofrecer estas bellas sanaciones a distancia! Mándame un mensaje privado para agendar una sesión o atender las dudas que tengas sobre las distintas herramientas que puedo compartirte.

Con amor, La Moccata, Moon Mother® N3 y Mentora, Mujer Medicina

Si te interesa cualquiera de estas sesiones  a distancia escríbeme a lamoccata@gmail.com

 

¿Por qué “necesitamos” rituales y ceremonias

FraseLM_62_Still

 

Hace unas semanas alguien comentaba lo siguiente en alguna publicación acerca de la importancia de los rituales y ceremonias:

¿Por qué sería necesario más rituales y herramientas externas si somos seres completos? ¿Por qué llevar a la gente a depender de lo externo cuando en nuestro interno está todo?

Coincidí en ese punto con ella; sin embargo, también entendí que difería en lo siguiente:

Comprender ‘la verdad’ que ella (al igual que otros a lo largo de la Historia) compartió me llevó muchos años de autoobservacón y estudio, distintos libros, discursos, conferencias, cursos y capacitaciones; significó muchos encuentros con colegas y hermanos compartiendo nuestras vivencias y emociones en círculo; fueron desvelos y noches de cuestionamiento existencial; fueron los escritos en los que derramé la inspiración, pero también el miedo, la frustración y todo mi sentir; fue el alma gritando a través de enfermedades, lágrimas y somatizaciones; numerosos viajes y experiencias… y sí, también diversos rituales y ceremonias con los que me fui topando en el camino. Pues una vez que abres esa puerta llegan todo tipo de posibilidades.

No es que los rituales y ceremonias sean “necesarios”, es que, al menos para mí, son un complemento, meras herramientas que nos ayudan a asimilar e integrar nuestros procesos en el eterno camino hacia nuestra propia sanación, hacia el descubrimiento de nuestra propia medicina. Es aquello que está a la mano que te lleva a recordar quién eres, qué anhelas, cuál es tu llamado. Porque en realidad sólo necesitamos escuchar y recordar. Pero hay veces que el ruido es tan grande, tanto el del exterior como el que proviene de los ecos de nuestros miedos y paradigmas limitantes, que olvidamos incluso lo más sencillo y accesible: el silencio, la respiración, la presencia consciente, la pausa, el habitar nuestros cuerpos, el compartir de corazón a corazón.

Los rituales y ceremonias son acciones simbólicas que traemos para interactuar en el mundo tangible con todo lo sutil, todo lo profundo, todo lo sagrado, incluyendo nosotros mismos. Dice Miranda Gray:

Una acción simbólica es aquella que expresa una experiencia interna de vida, que puede manifestarse tanto como un deseo de producir un determinado efecto valiéndose de las energías, o bien como un despertar de la conciencia y la claridad interior; el acto de encender una vela, por ejemplo, puede servir para centrar las energías creativas en una plegaria, o también para expresar que la persona que la enciende es consciente de lo divino.

Al final, en este mundo de infinitas opciones uno siempre persigue y se encuentra con lo que resuena, una y otra vez. Los rituales nos ayudan a conectar y recordar lo que llevamos dentro, que es precisamente TODO. Basta con encender una vela.

Con amor, Mónica Elena Cárdenas Mejía – La Moccata

 
🙏 Mi respeto y agradecimiento a la persona que comentó que me llevó a esta reflexión.
 

Contra la “maldición familiar”: sanar el linaje

Testimonio_06

 

Sucede muchas veces, que de pronto vemos un patrón familiar que se repite, generación tras generación. No siempre lo identificamos, y cuando somos capaces de verlo nos damos cuenta de que lo llevamos impreso como si se tratara de un contrato invisible, un guión del cual nos cuesta trabajo salir, aún si se trata de algo que no queremos para nosotras mismas. Algunas veces podemos incluso sentirnos culpables si “nos desviamos” de aquello que esperan de nosotras, o tomamos decisiones distintas a las del clan.

Las mujeres cargamos con muchos recuerdos (propios y ajenos) en nuestros úteros, esa parte de nosotras a la que llamamos “caldero” donde todo se gesta y todo se guarda. ¿Pero qué sucede cuando se toma una decisión consciente de sanar el linaje? Se pueden comenzar a desenredar esos viejos hilos tejidos que ya no queremos que formen parte de nuestro telar. La Wombblessing® (Bendición de útero) nos ayuda en ese proceso, pues al sanar la herida y/o el contrato desde raíz, podemos elegir trazar nuestro propio camino. ¿Estás lista para sanar?

Mónica Elena Cárdenas Mejía – La Moccata, Mujer Medicina

¿Y si pudieras conectar con tus anhelos profundos?

Testimonio_03

Esto es lo que sucede después de cada sesión de Wombblessing® (Bendición de útero). Cada mujer tiene deseos en lo profundo de su alma.

Todas cargamos con distintas creencias acerca de nosotras mismas, con aprendizajes específicos y con una historia genética particular. La Wombblessing® actúa y reacciona a las necesidades físicas, espirituales, emocionales y energéticas de cada mujer, es por eso que no hay manera de predecir el resultado, pues las necesidades del alma dependen “del camino andado y el por recorrer”. Lo que sí es una constante son los cambios positivos que la mujer comienza a experimentar en su vida a raíz de una nueva perspectiva con respecto a ella misma y su cuerpo, y muy en particular por el trabajo que comienza a realizar para derrumbar viejos patrones de conducta y paradigmas.

El día a día, las prioridades y la vida misma hacen que muchas veces nos desconectemos de estos anhelos, a tal grado que llegamos incluso a olvidarlos. Entonces nos sentimos insatisfechas, cansadas, como la sensación de estar “seca” o deshidratada. Pero cuando reconectamos con esos anhelos los reconocemos y comenzamos a transformar nuestros pensamientos y acciones para caminar hacia ellos. Este es el resultado común que experimenta una mujer que se compromete consigo misma después de una Wombblessing®.

Recuerda que la Bendición y/o Sanación de útero la wombblessing no son la respuesta final ni la solución óptima, son apenas una herramienta que representa el final de un viaje para comenzar uno nuevo, uno que puede llevar a la mujer de regreso a casa, a ella misma. Contáctame si estás interesada en recibir esta medicina y acompañamiento, y vive la experiencia en círculo de mujeres o en sesión privada.

IMG_3705
Sesión de Wombblessing en círculo de mujeres, durante el retiro “Llamando a mi Mujer Salvaje”, Mujeres Medicina, Amatlán 2019

Sígueme en mi Fanpage e Instagram para conocer más del tema o escríbeme a lamoccata@gmail.com.