“Tienes el valor de sacar los tesoros escondidos en tu interior”

FraseLM_57_Still

 

De eso se trata todo, ¿cierto? Con frecuencia me he hecho esta pregunta, aunque con distintas palabras. Parece que cada cierto tiempo esos viejos paradigmas enredados en mi mente salen a la superficie a hacerse nudos, e interfieren con mi plenitud y abundancia. Y es que… la trampa del ego es cañona, ¿ah que sí? Pienso que es así para todos.

Mi trampa del ego es una inquietud muy profunda y arraigada, el miedo a no ser suficiente vs la preocupación por hacer demasiado. ¡Que contradicción! Cómo nos encanta a los humanos hacernos pelotas con las cosas más sencillas. Pero debo confesar que en este camino de mujer medicina y creativa he aprendido muchas cosas al respecto.

He aprendido que cuando no sacamos esos tesoros es como si muriéramos lentamente. Que todos, sin excepción, tenemos una medicina propia y particular que nos ayuda a sanarnos, y a los demás cuando es compartida. Que es indispensable no sólo reconocer nuestro poder, ¡sino hacernos responsables de él! Y para hacernos responsables, no queda de otra más que explorarlo, conocerlo, confrontarlo, explotarlo y darle vida.

En mi vida creativa, los tesoros siempre tienen hambre por ser expresados. Siempre hay ganas de crear, de escribir, de compartir la bendición del útero con otras mujeres, de sentarnos en círculo, de contar historias, de cantar, de sanarme y sanarnos en el proceso. Es lo que intento todos los días, encontrar el valor para sacar mis tesoros internos. ¿Cuáles son los tuyos?

Mónica Elena Cárdenas Mejía – La Moccata, Mujer Medicina

Ejercicio 7: “La casa que habita en el interior del bosque”

Ejercicio7

Recientemente tuve una plática muy interesante con una amiga sobre la maternidad y lo que ésta puede significar para distintas mujeres. Ella comentaba que el legado más importante que puede dejar el ser humano para el mundo son los hijos… Al escuchar este argumento no pude más que hacer una mueca con los labios, respirar profundamente y diferir con respeto. Opiné que, para mí, el legado más importante es el impacto que generas en los demás a lo largo de tu vida, ya sea a través de tu trabajo, tu personalidad o tus relaciones. En caso de tener hijos, por supuesto que el legado más importante es el impacto que dejas en ellos, pues tu influencia tiene que ser la más significativa en sus vidas; pero si no tienes descendencia, ese impacto se transfiere a las demás relaciones y conexiones con las que vas generando sinergia en tu andar.

Hace poco más de una década descubrí que había estado recorriendo un camino hacia un objetivo en particular, y cuando llegó el momento de tomar una acción definitiva hacia esa meta entendí que se trataba de un sueño que ya no deseaba cumplir. Me sentí muy perdida. Me dio la impresión de haber estado caminando en círculos en un rincón del bosque de mi mente para darme cuenta de pronto de que esa zona ya no me pertenecía, era apenas una vieja extensión de mí que tenía que desprenderse para que yo cambiara de rumbo… y como cuando se pierde una brújula, no tenía idea de hacia dónde debía dar mi próximo paso. Me mantuve a la deriva por un par de años, cumpliendo mis obligaciones día tras día hasta que la vida me llevó a empezar de cero, una vez más, en una ciudad distinta y de la mano de mi pareja. Me tocaba escudriñar en el bosque de mi interior para emprender el camino de regreso a casa, a mí misma.

Sigue leyendo

El camino del corazón

FraseLM_30

Con frecuencia, tendemos a confundir “el camino del corazón” con el ego, con los miedos, con los apegos. Por eso siempre culpamos al corazón de nuestros resultados no deseados, acusándolo de no haber escuchado a la razón. Pero el camino del corazón no es más que la voz sabia de tu interior, aquella que existe fuera de todo paradigma, la que procede de tu auténtica esencia, la que escuchas si guardas silencio.

La Moccata