Reflexión: Ni matriarcado ni patriarcado…equilibrio

Y de pronto me quedó muy claro que es vital romper con los matriarcados y patriarcados familiares y buscar un equilibrio entre ambas energías, para sanar TODO el linaje, tanto por el lado de la madre como del padre, hacia atrás y hacia adelante.

Cuando un matriarcado domina sobre todo lo demás le resta poder al hombre y lo relega a una energía masculina desequilibrada, de ahí su deseo por controlar y oprimir. Sucede lo mismo con el patriarcado, la mujer pierde su poder y se estanca en una energía femenina que carece de balance, por lo que pierde la conección con su interior y busca llenar el vacío con lo que sólo existe en el mundo exterior.

Es vital que ambos géneros rompan los patrones y paradigmas que no les permiten ser plenos, recuperen su poder y reconozcan y armonicen el femenino y masculino en su interior.

La Moccata, #MujerMedicina

tumblr_o1j6y8p3xk1ucok3no1_500

“Tejer realidades”

Los círculos de mujeres ayudan a tejer realidades que día a día transforman al mundo

La Moccata #MujerMedicina

l0hlquyjrpjmlo2qm
Animación: Firma digital “TheGlitch”, Tumblr

Sneak Peek Ep 13 Video Blog: ¡Pásele marchante!

Preview01
Mitrani, con su gordita de chicharrón que no se raja

¿A quién no le gustan los tianguis? ¿Quieres conocer mi favorito? ¡No te pierdas el próximo episodio! Muy pronto

Día de la Madre

Diamama02
Generaciones, Pixabay

Detrás de ti hay una cadena de mujeres fuertes y poderosas que te guiaron hasta el ser que eres ahora. Si hay algo que perdonar, perdona. Si hay algo que agradecer, agradece. Acepta a cada una de ellas por quienes son o fueron, y por quienes no son y no fueron también.

En este 10 de mayo recuerda honrar no sólo a tu mamá, sino a todo tu linaje femenino y permítete sanar su historia a través de la tuya.

La Moccata

Ep. 10 del videoblog – Detrás de cámaras, p1

WIN_20160507_224315
La Moccata, ¿con un claro sobrante de energía?…¡Bazinga!

Así, tan de llena de vida y nada pixeleada u ojerosa, luzco un sábado por la noche puliendo el guión del episodio 10 de  .

Y como mi esposo siempre me apoya grabando, me pondrá a editar imágenes para su tesis…y pos me aguanto.

 

Lo que Dalí trajo a mi día: “Él no muerde, pero yo sí”

 

Ahora que soy oficialmente nana de mascotas y me pagan por ello ya estoy en espera de que me dejen a mi segundo perrito o gato para cuidarlo.

La semana pasada tuve a Dalí en casa, un mini yorkshire muy mimado, juguetón y educado. No fue difícil cuidarlo porque se esperaba a su salida para hacer sus necesidades, y por la noche sólo hacía en su pañal/ tapete (esas cosas son geniales, lástima que mi perro sólo las ignora). Tres paseos al día, mimos, juegos y su platito con agua y comida era todo lo que pedía Dalí, claro que si me sentaba a trabajar por mucho tiempo definitivamente EXIGÍA que lo atendiera.

Al final de su estancia conmigo Dalí no sólo se subía al sillón, sino que también se acurrucaba en nuestra cama y hasta logró que mi esposo lo sacara a pasear… ¡y recogiera su popó con bolsita en mano!

Cuando se fue claro que lo extrañé, pero no iba a contactar a su dueña y verme como la loca obsesionada, así que mejor esperaré pacientemente a que vuelvan a requerir de mis servicios.

Las mascotas son geniales y definitivamente traen mucha diversión y compañía a nuestra vida. Lo único que no me pareció gracioso fue la siguiente anécdota:

Paseaba a Dalí por el parque cuando me encontré con un grupo de estudiantes de secundaria, que inmediatamente se acercaron a mi peludo y enano compañero:

Estudiante A: ¡Qué bonito perrito!

Mónica: (orgullosa, aunque ni la dueña era) gracias, se llama Dalí

Estudiante B: ¡mira! Hasta es fan de Star Wars, trae un suéter de Yoda

Mónica: (sonriendo como tonta) sí, es que ya hace frío

Estudiante C: oiga, ¿y su perrito muerde… SEÑORA?

Mónica: (manteniendo una aparente compostura y una sonrisa forzada) no… (Conversación interna): ¡pero yo sí, si me vuelves a decir señora!