Evolución es confrontación

FraseLM_35
Todo depende de qué tanto estés dispuesto a evolucionar, a modificar tus formas de pensamientos y tus hábitos… y ahí está la cosa, porque evolucionar requiere más que salir de tu zona de confort, requiere de una constante confrontación, por eso es que demanda tanto de ti…
Pero vale la pena, porque entonces podrías obtener los resultados que has estado persiguiendo por tanto tiempo.
 
La Moccata
Anuncios

A veces para cosechar, hay que espinarse las manos

FraseLM_33
#LaMoccata #reflexiones #frasedeldia

Cada mujer es un mundo

Cada mujer es un mundo, con su propio pasado, linaje y bagaje cultural. Cada una tiene sus anhelos, sus sueños, sus lágrimas perdidas. Cada una de nosotras lleva en su interior un ser excepcional que puede despertar en cualquier momento… quizá el tuyo ya despertó o se encuentra en proceso.
 
Cada mujer es un mundo y, sin embargo, todas estamos conectadas en una hermosa #sororidad, porque cuando las mujeres se unen y trabajan para sanarse las unas a las otras, el mundo entero se transforma día a día.”
 
La Moccata
 
Arte animado de Charmaine Olivia

El camino del corazón

FraseLM_30

Con frecuencia, tendemos a confundir “el camino del corazón” con el ego, con los miedos, con los apegos. Por eso siempre culpamos al corazón de nuestros resultados no deseados, acusándolo de no haber escuchado a la razón. Pero el camino del corazón no es más que la voz sabia de tu interior, aquella que existe fuera de todo paradigma, la que procede de tu auténtica esencia, la que escuchas si guardas silencio.

La Moccata

Reflexión “Muerte y Renacimiento” – Ciclicidad femenina

FraseLM_29
El sagrado ciclo de muerte y renacimiento, de eso se trata la vida, toda la vida. Como mujer, tu cuerpo y tus energías te ayudan a experimentar este proceso de una manera más profunda cada mes, a través de tu ciclicidad natural.
Como aconseja Miranda Gray en su libro «Luna Roja», aprovecha la fase premenstrual para analizar qué hábitos o situaciones de tu vida necesitas cambiar o soltar; vive el duelo emocional de esas “pérdidas” durante la fase menstrual; aprovecha la fase postmenstrual para tomar las acciones que requieres para ver esos cambios; disfruta de la transición durante la fase ovulatoria.
La Moccata

«LA LOBA»: Notas del libro “Mujeres que corren con los lobos” – CPE

wolf-635063_1280

La loba es el arquetipo de la «Mujer Salvaje». Clarissa Pinkola lo explica así:

“Aquí la palabra «salvaje» no se utiliza en su sentido peyorativo moderno con el significado de falta de control, sino en su sentido original que significa vivir una existencia natural.  Las palabras «mujer» y «salvaje» hacen que las mujeres recuerden quiénes son y qué es lo que se proponen

El arquetipo de la Mujer Salvaje se puede expresar en muchos términos… A veces se le llama «la mujer que vive al final del tiempo», o la «que vive en el borde del mundo»… En español, yo la llamo Río bajo el Río; La Mujer Grande; Luz del Abismo; La Loba, La Huesera… Conocerla es un trabajo continuo, que dura toda la vida.”

Para contactar con «La Loba» hay que quitarnos la ropa, no en un sentido literal (aunque eso puede ayudar), sino en el sentido de despojarnos de todo cuanto hemos aprendido, de todo lo que decidimos que nos define, para encontrarnos con el alma desnuda. Hay que presentarse entonces, ante ella, haciendo el ego a un lado, sin armaduras ni defensas. ¿Miedo? ¡Claro que da miedo!, y no pasa nada. El miedo también puede ser bueno, puede ser una motivación, pues atreverse a conectar con el “yo salvaje” e instintivo es adentrarse a una zona muy profunda de nosotras, directo a los huesos, que nos sacudirá con fuerza, violentamente hasta que nos salga la cola de loba y corramos a la pradera “riendo a carcajadas”.

Cuando medito; cuando escucho música que me estremece; cuando bailo o veo bailar; cuando me quedo paralizada ante una obra de arte; cuando creo, escribo, pinto; cuando tengo un encuentro con la belleza y lo sublime; cuando entro en contacto íntimo con mi esencia creativa, mi fuego, mi “canción a los huesos”… entonces, como por arte de magia, me topo con ella, con «La Loba», y juntas aullamos plácidamente, casi estruendosamente, con y sin luna.

La Moccata, notas del libro “Mujeres que corren con los lobos”, de Clarissa Pinkola Estés.